Datos personales

Mi foto
Arroba de los Montes, Ciudad Real, Spain
PLATAFORMA CARPETANIA,

viernes, 1 de julio de 2016

INCENDIOS EN ARROBA DE LOS MONTES

JESÚS VÍCTOR GARCÍA
Los incendios forestales han existido desde las formaciones de los grandes bosques en la tierra, ocasionados a los diversos fenómenos meteorológicos y geológicos. Además el fuego es un factor ecológico natural que sirve para rejuvenecer ciclicamente la vegetación de muchos ecosistemas, como el mediterráneo. Tal es la adaptación que muchas especies vegetales están condicionadas con este factor, desarrollando estrategias de supervivencias como por ejemplo, la jaras (cistus), los alcornoques(quercus suber), los brezos (ericáceas), etc.

Actualmente se tiene mas conciencia sobre el problema de los incendios forestales por lo que las diversas administraciones publica intenta prevenir y extinguir este problema. Existe una gran cantidad de biomasa en nuestro montes, superando los 40.000 kilos por hectarea, esta masa resultante es aportada sin arbolado en zonas de montes bravo y en umbrias, por por que el calor generados por su combustion es enorme.



Realización de un área cortafuego con quemas de la vegetacion (foto del autor)
Con la aparición del ser humano, que utiliza el fuego como una herramienta para su progreso y necesidad, es usado para el desarrollo agrícola convirtiéndose en un elemento esencial de destrucción de la vegetación para aclararlo . El interés del ser humano es dirigir la naturaleza a su antojo y busca su beneficio exclusivo a través del fuego.
El hombre de la prehistoria encuentra en el fuego una herramienta esencial para dominar a los animales, cocinar, protegerse de las inclemencias del tiempo y producir artificialmente grandes praderas que favorecían la presencia de herbívoros para posteriormente cazarlos. Todo esto lleva a modificar las grandes masas vegetales de la tierra para su uso y beneficio.

El fuego se usa como una herramienta del poder del hombre en la tierra y muchas veces como intimidatorio o como uso bélico. La primera  mención como uso bélico como ocurre en la Biblia cuando Sansón produce un incendio " y Sansón fue y capturó 300 zorras , tomó antorchas, junto las zorras cola con cola y puso una antorcha en medio de cada dos colas. Después de pegar fuego a las antorchas, soltó las zorras en los sembrados de los filisteos, quemando las mies en pie, y además las viñas y olivares"Jueces 15:4

Este mismo uso de los animales para producir incendios ocurría en Arroba de los Montes cuando utilizaban en vez de zorros, perdices. Estas eran atrapadas vivas en los tabletos donde se la ataban en una pata una mecha de yesquero encendida y añadida al final unas cabezas de cerillas.
Mecha para yesquero encontrado en una tienda antigua de Arroba de los Montes (foto del autor)
El fuego como arma bélica se se usado desde la noche de los tiempos, y mas reciente en Arroba de los Montes fue usado para desalojar a los carlistas " el capitán de la 2ª compañía de seguridad Don Pedro Barragán les cogió una partida de trigo, y tenía orden para incendiar las malezas que sirven de guarida á los rebeldes. Estas expediciones serán repetidas con frecuencia para no dejar a que la facción se aprovisione, ni repare sus pérdidas. La Revista española (Madrid) 18-8-1835.

Los pocos pueblos que hay en los montes indicados ( Arroba de los Montes y otros) no tienen recursos y por tanto los carlistas tendrían que salir a terreno despejado, donde podrían ser destruidos por las tropas o morirían en las guaridas, ya que evacuado el ganado y las majadas, solo podrían entregarse o perecer.- 26 de enero de 1836.- BOP 28/1/1836.
Impresionante columna de humo de un incendio forestal (foto del autor)
Los ganaderos de Arroba de los Montes, quemaban el monte a comienzos de la primavera para eliminar las plantas leñosas del monte bravo, no apta para el ganado. A consecuencia de esta quema se generaban gran cantidad de gramíneas y de brotes tiernos del monte quemado, constituyendo un excelente pasto para el ganado.
En nuestro pueblo se señala que el ganado se "iba de viento a los quemados" donde pastaban y saliendo con la piel tiznada a consecuencia de los tizones mal quemados del incendio. Según me indican los ganaderos  mas ancianos, las cabra daban mucha leche, criaban muy bien a sus crías e indicaban su vitalidad por el rabo retorcido y el pelo que brillaba como si estuviera dado de cera.

Este quemado mermaban en su producción al cabo de los tres años aproximadamente a consecuencia del crecimiento por las raíces de las especies leñosas resistentes al fuego como son los brezos y genistas y por la germinacion de las semillas de las jaras adaptada a este fin cuya regeneración es extraordinaria.
A consecuencia de estos factores era necesario iniciar otra quema para mantener la elevada producción de hierba.
Un incendio producido en 1946 en el barranco del Abedular de Riofrio a consecuencia de una quema para unas cabras del guarda de esta finca ocasionó un gran incendio que llegó al puente de Retama y termina en el termino de Saceruela.

La practica ganadera de quema se inicia en la prehistoria hasta nuestro días, tal es así que en el Fuero Juzgo en el 634 hacen mención al problema de los Incendios forestales que posteriormente es recogido en 1235 por Alfonso X el Sabio, en el Fuero Real.
En el Fuero Juzgo con relacion con un incendio forestal establece sanciones segun si se trata de un hombre libre o esclavo; si es un hombre libre, ademas de sufrir una pena corporal (100 latigazos), deberia indemnizar los daños causados tasados por unos "hombres buenos".Si el incendiarios es un siervo, la sancion era mucho mas dura, castigado con la pena de muerte.
En cuanto se provocara un incendio involuntario como por ejemplo de un caminante que encendiera un fuego con leña para protegerse del frio o preparar el alimento, quedará castigado en el Liber con una indemnizacion del daño causado.
Muchos fueros locales indicaban que si observaban que un hombre estaba pegando fuego que se le arrojara dentro de el. Ya en las Cortes de Castilla y Leon reunidas en Valladolid el 18 de Enero de 1258 se retiteraba la prohibicion de quemar los montes bajo pena de que "al que lo haga se le eche al fuego",  en caso de que no pudieran prender al incendiario deberian serle confiscados todos sus bienes.
En nuestra comarca de los Montes de Toledo, otra practica habitual que procedía desde el Neolítico, era la practica  de las rozas de monte. Las rozas es un sistema de cultivo que consistía en cortar los arbustos y posteriormente incendiarlos, dejando el suelo sin vegetación y con sus cenizas. Muchas veces los incendios se escapaban del control de los agricultores e incendiaban grandes bosques durante días o semanas.

Debido a la las quemas de montes para pastos surgen conflicto como el ocurrido entre Arroba de los Montes y Puebla de Don Rodrigo en 1586 donde el Procurador de la Puebla se querella de Alonso Franco regidor de Toledo y fiel del Juzgado de Montes alegando la sobrecarta de los lugareños para "quemar montes bravos para ensanchar labores y para pasto para los ganados".
El ayuntamiento ordena prender fuego en agosto de 1586, avisando a los lugares comarcanos y "se quemo monte de mucho valor junta a Arroba en cantidad de una legua de largo e media de ancho donde avia grandisima cantidad e suma de encinares, alcornoques e otros arboles caudales e muchos encinares"
El testigo es Bartolome Felipe, criado de Diego Martinez de 18 años que dice " que se quemó el Chorro y Valhondilla  y duró el fuego dos o tres dias con gran furia y llegó hasta los labrados de Arroba; se prendió fuego un dia despues de San Bartolomé". Ademas otro testigo dice que "hizo otro muy grande daño en las posadas de colmenas que quemó de particulares que estaban en los labrados de Arroba e que las colmenas que se quemó fueron como dos"
Otro testigos dicen "que prendieron fuego dos matones; y otro que dice que se confederasen los de Arroba con los Toledo para castigar a culpables, pero los aldeanos prefieren excusarse pleitos y llevar a un acuerdo con los de la Puebla, aunque al final la condena de los de la Puebla por la justicia toledano termina llevando el caso a Granada".
Archivo Real Chancilleria de Granada, Audiencia y Chancilleria, Caja 621. año 1587

En la ordenanza de Navalpino semejante a la de Arroba de los Montes, se menciona la prohibicion de que cualquier ganado entre en rozas quemadas bajo la pena de 2 reales. Tambien se regula el uso del fuego en el monte, "otro si que pasado el dia de nuestra Señora de Agosto de cada año se quemen los labrados y labores del concejo y entre viñas y labrado como es costumbre a campaña tañida y el vecino que se hallare en el pueblo y no fuere a concejo como es costumbre cuando lo quemaren lo lleven de pena 3 reales sino fuere a quemar con los demas como dicho es y le tengan 2 dias en la carcel de este lugar.

Paisaje desolador tras un incendio forestal (foto del autor)
Los meses con mas riesgo para los incendio en nuestro pueblo son los meses de Julio y Agosto coincidiendo con la epoca de la siega y la trilla, como ocurre el 26 de Julio de 1911 en la Solana del Valle o el 14 de agosto del mismo año en la Vaña en Arroba de los Montes. Hay incendios en la dehesa boyal de Arroba el 18 de Agosto de 1913 y anteriormente el 24 de agosto de 1867 en el barranco de la Chorrera y en la Celada en nuestro pueblo.
Los fuegos de primavera y otoño suelen ocurrir por las negligencias de los agricultores por la eliminacion de los restos de poda y restos agricolas.

Otro causas de los incendios por actividades humanas están relacionadas con la producción de carbón o piconcillos. Las carboneras se instalaban dentro del monte y ante cualquier descuido podía producir un gran incendio.
También se quemaban intencionadamente los brezales y juncos de los vallejos y regueros de agua para estimular el crecimiento de los brotes tiernos para el ganado. Aunque algunas veces se quemaban hectáreas enteras de brezos (erica australis) para posteriormente extraer su raíz para la producción de pipas para el tabaco.

Incendio agricola en Arroba de los Montes (foto del autor)
Los incendios por venganzas suele ocurrir sobre todo en las grandes fincas cuando han echado de manera poco ortodoxa a los empleados y la unica manera de vengarse es "pegarle fuego la finca". Tambien ocurre cuando tienen estas grandes fincas problemas con los furtivos de la caza por lo que se vengan ocasionando incendios.
Otro causa de los incendios forestales son los piromanos, en las pequeñas localidades casi todos los habitantes saben quien son estas personas y que suelen ser reincidentes.

Actualmente es mas frecuentes los incendios debido al manejo de la cosecha de cereales, algunos producidos por accidentes de la maquinaria agricolas y sus usos.
En algunas ocasiones se utiliza los conatos de incendios para adelantar la apertura de la rastrojera por parte de los ganaderos, como ocurrió en Arroba de los Montes cuando se inició varios conatos de incendios en una orilla de la rastrojera para coaccionar a la Junta Local del pueblo de adelantar la rastrojera. Debido a estos conatos y al miedo de que no se aprovechara los pastos al dia siguiente se abrió la rastrojera para el ganado.
En resumen el fuego a acompañado a los habitantes de Arroba de los Montes, ha servido como un instrumento para modelar el paisaje y esta convivencia con este factor biene reflejado en la tradiccion y constumbres desde el toque de las campañas del pueblo para avisar a la poblacion de un incendio hasta las epocas mas favorables para evitar su propagacion.

1 comentario:

  1. Muy interesante,sobre todo lo de la perdiz con mecha de mechero.

    ResponderEliminar