Datos personales

Mi foto
Arroba de los Montes, Ciudad Real, Spain
PLATAFORMA CARPETANIA,

lunes, 1 de octubre de 2018

FOSILES DEL ORDOVICICO INFERIOR (Daedalus desglandi,verticalis y Halli) en ARROBA DE LOS MONTES

JESÚS VÍCTOR GARCÍA
MARIA DOLORES FERNÁNDEZ MARTÍN

En el  termino de Arroba de los Montes, al lado de una pedriza de gravas y cantos angulosos hay una serie de afloramientos cuarciticos orientado de este-oeste, entre ellos destaca  unas peñas de 160 metros de longitud y de unos 20 metros de ancho donde hay una sucesión de estratos monoclinal con un buzamiento a la izquierda de 56 º  con distintos icnofosiles de la época del Ordovícico.
Mapa geológico del norte del termino de Arroba de los Montes 
En este afloramiento de cuarcita hay multitud de alteraciones producidas en el sedimento por la actividad de seres vivos que vivieron en el ordovícico inferior entre 485 al 470 millones de años.

Icnofosil desconocido en capa de lutita en Arroba de los Montes (foto del autor)

Durante el Ordovícico se produjo un aumento masivo y diversos de organismos bioerosivos, que se caracteriza por una gran abundancia de fósiles con trazos en sustratos duros.
Capa de lutita de Arroba de los Montes al microscopio, pueden observarse el oxido alrededor del mineral del hierro (foto del autor)

Este crecimiento biológico fue debido a que el clima en este tiempo fue cálido y tropical por eso la roca es de color rojo. Esta roca sedimentaria de grano fino con restos de partículas de arcilla y limo se llama lutita.
Capa de lutita de color rojo con icnofosiles sin catalogar en Arroba de los Montes (foto del autor)
Esta pequeñas partículas de lutitas indican que se produjo un deposito como consecuencia de la sedimentación gradual de corrientes tranquilas que  suele haber suficiente turbulencia para mantener suspendidas indefinidamente las partículas arcillosas.
Oxido de hierro en el Arroyo de los Apartaeros precursor de la lutita  en Arroba de los Montes (foto del autor)

Las lutitas en este yacimiento es de color rojo porque contiene poca materia orgánica y cuya sedimentación se produjo en un ambiente rico en oxigeno donde los materiales orgánicos se oxidan con relativa facilidad y no se descomponen.

 Jesús Víctor en pared de cuarcita con Daedalus desglandi en Arroba de los Montes
La principal bioturbación de este afloramiento esta realizada por el Daedalus Desglandi (Rouault), este icnofosil vivía en un ambiente marino muy somero y con un leve tono de color rojizo, junto con el Daedalus HalliTrypanites, Palaeosabella, Neseuretus, gusanos marinos (paleophycus tubularis) y Skolithos.

Mapa geológico del sur de Arroba de los Montes

El fósil mas abundante es el Daedalus Desglandi con densidades entre 200 a 300 ejemplares por metro cuadrado, estos ejemplares están de forma transversal y con un área total sin determinar pero que podían alcanzar miles de metros cuadrados en distintos afloramientos del término municipal de Arroba de los Montes.

Daedalus desglandi en paredes con tonos rojos en paredes de Arroba de los Montes (foto del autor)

En la comarca de los Montes de Toledo hay abundantes formaciones cuarcitico arenosas con abundantes fósiles conocidas por todos los habitantes de esta zona como Crucianas, trilobites, etc.
Daedalus verticalis en Arroba de los Montes (foto del autor)

Hay otras localizaciones cerca de este afloramiento en la Zona centro ibérica meridional, siendo en la vecina población  de Navalpino y en el Boquerón del Estena 
Daedalus desglandi con conexiones longitudinales en vista lateral, de manera perpendicular a los estratos en Arroba de los Montes (foto del autor)

La abundancia del icnofosil Daedalus desglandi en Arroba de los Montes es comparable a los yacimientos del vecino pueblo de Fontanarejo y la de Villuerca ibores pero con la presencia de otros icnofosiles en estratos distintos por lo que se puede ver la evolución del fin del Cámbrico hasta el Ordovícico medio. 
Multitud de Daedalus desglandi en paredes en Arroba de los Montes (foto del autor)
El termino estudiado es parte de un orógeno de plegamiento que lleva erosionándose alrededor de 300 millones de años y presenta una escasa elevación.
Hace 570 millones de años, al final del precámbrico y Cámbrico, el territorio se encontraba bajo el mar, se produjo un deposito de limos y arcillas procedente de la erosión realizada por los cursos fluviales en la plataforma de un antiguo continente precámbrico emergido.
Cruciana y estrato deformado de limo y arcilla con mucha plasticidad en Arroba de los Montes (foto del autor)

La compactación de limos y arcillas debido a la presión y temperatura dio lugar a las actuales formación de Pusa ( pizarra) que marca el transito del precámbrico al Cámbrico inferior. Durante el Cámbrico Inferior se deposita unos estratos conocidos como Areniscas del Azorejo.

En el Cámbrico Medio la cuenca sedimentaria es plegada y aflora por encima del nivel del mar quedando expuesta por primera vez a la acción de agentes geológicos externos. Los estratos ordovícicos se presentan discordantes sobre los materiales cámbricos.

Paredes con depósitos de areniscas, cuarcitas y limonitas con lutita en la Capa Intermedia del Ordovícico Inferior en Arroba de los Montes (foto del autor)
A lo largo del Ordovícico Inferior y Medio se produce la transgresión marina, los territorios se llenan de agua del mar, donde se producen depósitos sedimentarios de gran importancia.
Esta serie sedimentaria comienza con un deposito de arenas y conglomerados en el Ordovícico inferior, continua con el deposito de areniscas, cuarcitas y limonitas, conocida como "Capa Intermedia". Destacan fósiles de la "Capa Intermedia" se señala un importante bioturbación de Skolithos y Daedalus, que algunas veces se borra la estratificación no siendo así en este yacimiento.


En el Ordovícico Inferior se deposita la cuarcita armoricana, el deposito termina con la capa de Marjaliza ( cuarcita, areniscas y pizarra). Durante el Ordovícico medio se deposita las pizarras de Navas de Estena.

El Cámbrico- Ordovícico Inferior en Arroba de los Montes

En los flancos de los valles anteriores, en discordancias sobre materiales Precámbricos aparecen unos materiales detríticos de conglomerados de cuarzo blanco en una matriz silícea roja, localizados en la Sierra de Arroba.
Durante este periodo se disponen varias capas en que se alternan esquistos silíceos, areniscas y cuarcitas como ocurre en los Castellares en la Sierra de Arroba. En este periodo y el siguiente, continua la erosión de los continentes, depositándose grandes cantidades de sedimentos en las plataformas que hoy están metamorfizadas, las arcillas en pizarra como en la Tejera del Tío Jaime y las arenas en cuarcita, llamada armoricanas y aflorar en la mayoría de las sierras del Oeste peninsular.

Ubicación de Arroba de los Montes en la Era Primaria o Paleozoica 

Los estratos mas extendidos en todo el conjunto de sierras son de Ordovícico, esta serie ordovícica comienza con una alternancia de conglomerados, areniscas, pizarra y cuarcita de Tremadoc. En concordancia con el tramo anterior aparece un paquete de una potencia máxima de 600 metros de cuarcita armoricana, del periodo Arenigiense. Este tipo de cuarcita son las responsables de las estructura del relieve, formando los resaltes mas destacados de la zona por su gran resistencia a la erosión como en el Estrecho de las Hoces junto a la tabla de la Murciana.

Crestones cuarcitico en el Estrecho de las Hoces y tabla de la Murciana en Arroba de los Montes (foto del autor)

Los estratos ordovícicos aparecen discordantes sobre los materiales cámbricos, su génesis se produce en un ambiente litoral y de plataforma continental.
Lutita edaficada de color rojo en un ambiente oxidante del Ordovícico en Arroba de los Montes (foto del autor)

Las capas intermedias del Arenigiense Inferior son la unidad mas antigua, se trata de una alternancia de pizarras y cuarcita que incluye conglomeraticos donde da lugar a un cambio de color rojo a purpura. Después se deposita arenas que dan lugar a procesos de metamorfismos a la cuarcita Armoricana que constituye el armazón estructural y nivel guía de las cadenas montañosas, siendo las Crucianas el fósil mas característico.

Daedalus Desglandi con meniscos protusivo en sección transversal de 1 cm de grosor y un  diámetro de 5,7 cm en Arroba de los Montes (foto del autor)

En este yacimiento hay abundante icnofosiles de Daedalus Desglandi, siendo su primera descripción del Daedalus en 1850 por Vexillum y Humilis en Bretaña y Normandía. Anteriormente se le denomina "Vexillum" pero su nombre correcto es Daedalus, y deriva por la efigie del personaje mítico de Dédalo ya que según la mitología fabrico unas alas con una suave cobertura fabricada con plumas de diferentes tamaños.


Ejemplares de Daedalus desglandi en Arroba de los Montes (foto del autor)
El icnofosil Daedalus desglandi corresponde a la huella en forma de tubo de un ser vivo de cuerpo blando que vivía entre el sedimento y el agua. 
Asociación de Daedalus Halli con Crucianas en Arroba de los Montes (foto del autor)

En este yacimiento existe el Daedalus Halli, siendo un animal que vivía en aguas marina de poca profundidad


BIBLIOGRAFIA

- Estudio Geológico de Arroba de los Montes 1 , Jesús Víctor García , María Dolores Fernández Martin, 2011. Blog de Arroba de los Montes

- Hoja del Instituto Geológico Nacional,  N.º 757  16-30, escala 1:50000 "Puebla de Don Rodrigo".

- Geogaceta, 62, 2017 Sociedad Geológica de España. "Fontanarejo (Ciudad Real): una localidad icnológica excepcional del Ordovícico Inferior en los Montes de Toledo meridionales" .Juan Carlos Gutiérrez-Marco, Saturnino Lorenzo y Artur Sá.

-Cartografía del Instituto Geográfico Nacional, IGN.

-Petrología de Rocas detríticas .M.C. Alejandra Montijo Gonzalez.

EL SARAMPION EN ARROBA DE LOS MONTES

JESÚS VÍCTOR GARCÍA

La primera vez que se describe satisfactoriamente el sarampión corresponde a Razés (865-925) cuando distingue el sarampión como una enfermedad distinta a la viruela. . Era una enfermedad que atacaba a todos sin distinción como ocurre en 1776 cuando el "príncipe Mehemed, el hijo primogénito del sultán de Turquía, falleció en la noche de 18 al 19 de Febrero de resultas de sarampión".

El sarampión es una infección viral altamente contagiosa que afecta a la población infantil y adultos jóvenes. Se caracteriza por un cuadro con fiebre alta y se distingue de la rubeola por la aparición  de lesiones blanquecinas en la mucosa oral de los pacientes. La transmisión ocurre por contacto directo o gotitas infectadas por alguien enfermo. Por lo general cuando un niño estaba enfermo, el hermano a los pocos días estaba con el sarampión.

Muertes por Sarampión en Arroba de los Montes (1818-1928)

Las muertes por sarampión en Arroba de los Montes repuntan en 1828, 1862 y en 1918 coincidiendo con la gripe española.
El sarampión no tiene tratamiento especifico solo con descanso en la cama pero cuando se complicaba podía ocasionar la muerte por diarrea, neumonía o encefalitis. En los adultos las complicaciones son mas severas por lo se procuraba que pasara esta enfermedad de niño.
El remedio local del pueblo consistía en abrigar con numerosas mantas al enfermo en la cama que además del calor generado por  la fiebre del enfermo (hasta 40 grados) no hacía más que favorecer la muerte del enfermo  por hipertermia.
Edades de los muertos de sarampión en Arroba de los Montes 1828-1928
El sarampión ataca siempre a los niños, sin distinción de sexo, donde la mortalidad en adultos es escasa o nula y la época de mayor virulencia de la enfermedad es de Enero a Junio, siendo el mes de mayo la época de mayor mortalidad. 

Son numerosas las referencias a los malos años para la salud de 1781, sobre todo para los párvulos, parece provenir de una tos violenta, muchos niños mueren por el sarampión o la viruela. Son varias las citas de la pandemia de sarampión del año 1781, "nacidos lo común es veinte o veinticinco cada año, pero suele el sarampión o la viruela acabar con muchos, pues el año pasado en dos meses murieron cuarenta y dos niños" escribe el cura de Gamonal en 1782. 

En 1848 el Hospital de Santa Cruz o en el Asilo de Pobres de Toledo son focos del sarampión ya "que existían determinados departamentos bajos de techo, con escasa luz y de poca amplitud para contener reunidos todos los que pertenecen a un mismo hospital. Esta circunstancia y la de ser la mayor parte de él acogidos niños o viejos, es la causa de desarrollarse sarampión y viruelas, siendo preciso el cuidado en la vacunación".
Muertes por meses del año de sarampión en Arroba de los Montes 1828-1928

Según Roux en 1819 el sarampión " se manifiesta en todos los climas...rara vez es esporádico. Se desarrolla por lo común al principio de invierno...hasta desaparecer hacia el solsticio del estío. El sarampión ataca igualmente a los dos sexos, afecta todas las edades y parece ser que los niños la contraen con mas facilidad que los adultos y estos mas fácilmente que los ancianos.
Esta enfermedad comienza con un escalofrío mas o menos intenso, con alternativa de frio y calor. La fiebre se enciende y el enfermo esta triste, dando entender que parece anorexia. La lengua esta blanca, humedecida; hay coriza, estornudos y tos, experimentando una violenta cefalalgia. Hay una tendencia singular a la somnolencia, los ojos están rebencudos, lagrimosos y los parpados tumefactos. Sobrevienen hemorragias nasales, vómitos o diarreas".

Muertes por sexo de sarampión en Arroba de los Montes

En diciembre de 1899, en Tomelloso, "se da cuenta de parte de los Médicos D. Antonio Cenjoj  Milán y D. Ramon Guerra , en el que manifiestan haber aparecido en sus clientelas varios casos de sarampión complicado con anginas y laringitis".
Según el Boletín del Instituto Geográfico y Estadístico del mes de Octubre de 1904 de Ciudad Real, mueren 2 personas de sarampión en esta capital. y en septiembre de 1907 muere 21, en agosto de 1908 mueren 33 personas de esta enfermedad.

En diciembre de 1982 y mayo de 1983 surge un brote epidémico en la comarca de Puertollano, todo por una nula medicina preventiva y la escasa educación sanitaria de la población, según el doctor Carlos Sánchez

BIBLIOGRAFIA
-Descripciones del Cardenal Lorenzana
-Libros de defunciones de la Iglesia de Arroba de los Montes
-Diario Lanza
-Tratado del Sarampión por G. .Roux. 1819.
-Beneficencia publica en Toledo durante el régimen liberal decimonónico. Francisco Garcia Martin. 1987

sábado, 1 de septiembre de 2018

EL SAPO CORREDOR (epidalea calamita) EN ARROBA DE LOS MONTES

JESÚS VÍCTOR GARCÍA
El sapo corredor (epidalea calamita) es un anfibio abundante en Arroba de los Montes donde es fácil observarlos. Tiene una gran capacidad para adaptarse a distintas hábitats, sobreviviendo en zonas muy secas si cerca hay algún manantial o charca para reproducirse. El canto de este sapo se escucha en nuestro pueblo desde finales de marzo hasta finales de Abril.

Huevos en ristra de sapo corredor (epidalea calamita) en Arroba de los Montes (foto del autor)
La hembra pone miles de huevos en ristra en charcas someras que frecuentemente se secan aunque como dilatan el apareamiento por distintos individuos en distintas época hace que favorezca la supervivencia de los renacuajos.
Sí se ha estudiado en cambio el papel de la envuelta gelatinosa de las puestas. Recientemente se ha comprobado que la gelatina que recubre a los huevos de E. calamita puede constituir una barrera defensiva para depredadores invertebrados de pequeño tamaño  (Portheault et al., 2007) . 
El comportamiento reproductivo de este sapo es de manera explosiva, estando asociado a las lluvias como el caso de la primavera del 2018, donde había una abundantísima cantidad de ejemplares por todas las zonas húmedas del pueblo.

Renacuajos de sapo corredor(epidalea calamita) en un charco de Arroba de los Montes (foto del autor)
Sus renacuajos se ven en las cunetas, en pequeños charcos en los caminos y hasta en los regueros de agua. Se alimentan de algas, de restos de plantas en descomposición o  del carroñeo de otras especies y que después de la metamorfosis se hacen carnívoros.
Los renacuajos forman en ocasiones agregaciones en las orillas de las charcas  (Griffiths y Foster, 1998) , y nadan de forma conspicua sin buscar el refugio de la vegetación

Ejemplar de sapo corredor(epidalea calamita) con enanismo en Arroba de los Montes (foto del autor)
Viven hasta 12 años, alimentándose de invertebrados e insectos (hormigas y escarabajos) y parece que el tamaño de los ejemplares del pueblo son un poco mas pequeño de los normal, observándose en algunas poblaciones fenómenos de enanismo.

Sapo corredor ( epidalea calamita) adulto en Arroba de los Montes ( foto del autor)
Las patas traseras son cortas y por ello no pueden saltar, desplazándose caminando o corriendo. Esta peculiaridad  le sirve para recorrer grandes distancias cuando el ambiente es húmedo o es de noche y para colonizar nuevos territorios.

Mapa de localizaciones de sapo corredor (epidalea calamita) en Arroba de los Montes (según el autor)
Su cuerpo es redondo y verrugoso con pequeñas verrugas de color rojo, tiene una forma fuerte y un diseño para camuflarse en su entorno.

Sapo corredor (epidalea calaminta) adulto en Arroba de los Montes (foto del autor)

Los adultos mide hasta unos 6 cm de lentitud, siendo las hembras mas grandes que los machos (dimorfismo sexual) y se distingue de otros sapos por tener una línea amarilla, blanca o verde en la mitad de la espalda. 

BIBLIOGRAFIA
-Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Sociedad de Amigos del MNCN-MNCN-CSIC



LAS FIESTAS DE LOS TOROS ANTIGUAS EN ARROBA DE LOS MONTES

JESÚS VÍCTOR GARCÍA

Las corridas de toros son un espectáculo típicamente española y atrae a los españoles " tanto por su ritual sagrado cuanto por su deporte". Autores clásicos como Tito Livio escribían que los "antiguos hispanos conducían los astados bravos con toros mansos en sus desplazamientos" ya que España era un provincia romana que abastecía de estos animales para los circos.

Su origen se remota a los orígenes de la humanidad, Plinio el Viejo en su libro de Historia Natural dice que Julio Cesar instauro en el circo la lucha entre el toro y un hombre armado con la espada y un escudo. Ovidio también comenta el espectáculo llamado Karpoforo donde un hombre utilizando un pañuelo rojo obligaba a embestir al toro.

Rebaño de ganado vacuno en Arroba de los Montes (foto del autor)

Pero la tauromaquia se remota antes de los romanos, en la mitología griega se habla de la historia del rey Minos, Teseo y el Minotauro. También en Creta se celebraba en la plaza de Cnossos espectáculos de toros y en cuyo palacio se ven escenas de tauromaquia.

El arte de toreo nace en el pueblo, donde al principio se limitaba a conducir las reses bravas y mansas por el campo, después por las calles de una población para el sacrificio para luego ritualizarse en festejo donde la carne era consumida por el pueblo.

En la ciudades y villas de cierta importancia, en las fiestas bajomedievales, se celebraban corridas de toros o diversiones con ellos.  Era un entretenimiento frecuente  según esta reflejado en las ordenanzas locales y en las crónicas de los reyes de Castilla, siendo una fiesta muy valoradas por todos los estamentos de la sociedad.

El espectáculo se orienta al abandono de juego exclusivo de los estamentos mas altos a transformarse en un espectáculo publico realizado por hombres cuya consideración social es baja. Eran hombres con recursos económicos muy bajos pero en el ruedo se consideraban valientes por parte del publico. Los matadores podían ser desheredados si elegían esta profesión sin el consentimiento de su padres y además tenían prohibido desempeñar  el puesto de abogado y procurador porque "el que es capaz de lidiar por precio con una res brava, no dudaría en engañar y actuar de mala fe en los litigios".

Según Havelock, que destaca el gusto de los españoles por los rituales, para un "español.. el ceremonialismo es algo serio y real que abarca todos los aspecto de la vida y que no es menos formal y serio en la plaza de toros que en la iglesia". (ibidem;52)

Edgar Quinet, uno de los primeros aficionados franceses, consideraba a las corridas de toros como "el alma del pueblo "y se preguntaba si las cualidades mas fuertes del pueblo español "no son animadas por la emulación de los toros: la sangre fría, la tenacidad, el heroísmo y el desprecio a la muerte".
Continua que a través de las corridas de toros exalta al pueblo español en su historia diciendo "ni el soplo del Sur, ni la cortesía de los moros, ni el régimen monacal han podido ablandar a España, después que recibió la educación del centauro. De cuantos juegos disolutos la han preservado estos rudos juegos de fuerza. Siempre el toro ha combatido con ella...."

Hemingway describe una lidia improvisada "los participantes se abalanzaron sobre el toro, todos a una, con navajas, pinchos, cuchillo de carnicero y piedras; un hombre acaso entre los cuernos, zarandeado arriba y abajo, otro volando por el aire, seguramente varios agarrándole el rabo, un enjambre de macheteros, piqueros y puntilleros que lo acosan, se le echan encima y lo apuñalan hasta que el animal vacila y cae" 1932:24

Niño pequeño montado en un toro en Arroba de los Montes (archivo fotohistoria del autor)

El primer festejo según  Bourne lo sitúa en 1040, en Ávila , con motivo de la boda de Blasco Núñez y participaron moros y cristianos.  Otro festejo donde se matan unos toros con lanzas y flechas es en el año 1080, en Ávila , celebrados por el infante Sancho de Estrada.

En 1418 se agasajó a Juan II de Castilla con toros al entrar en la villa de Madrid, levantándose una plaza cuadrada de madera entre las Puertas de Segovia y de la Vega. En las Crónicas del condestable de Castilla a mediados de siglo XV, en Jaén nos relata que "un día antes que partiese mandó torear ciertos toros en el Alcázar de Bailen. Y al tiempo que se corrieron mandó soltar una leona muy grande que allí tenia, la cual espantó a toda la gente que andaba corriendo los toros". En 1466 un extranjero bohemio de viaje por España durante su recorrido en la ciudad de Burgos nos dice "En los días festivos tienen gran recreación con los toros. Meten dos o tres de una manada en la ciudad y los hombres a caballo los acosan y les clavan aguijones y flechas para enfurecerlos. Cuando están muy fatigados y lleno de saetas les sueltan dos o tres perros que muerden a los toros en las orejas y el mondongo. Su carne se vendió a los campesinos. En la fiesta murió un caballo y un hombre fue destripado y hubo otros muy accidentados".

Los Reyes Católicos recelan de los festejos taurinos y mas cuando Isabel la Católica asiste espantada a una corrida de toros en Medina del Campo donde mueren 16 personas mientras que su esposo, Fernando el Católico ve al toreo como una tradición musulmana siendo un error muy divulgado en la época.
Con la dinastía de los Austrias se pone de moda alancear toros a caballo ya que se consideraba un entrenamiento para la guerra y esta practica fue el origen del rejoneo. El propio Carlos V alancea los toros desde su caballo, con motivo del nacimiento de su heredero.

Con Felipe II se permite a los laicos participar en estos espectáculos (breve de Gregorio XIII, 1575) aduciendo el rey "que no piensa que se podrían suprimir nunca en España sin grandísimo disturbio y descontento de todos los pueblos". También este rey critica la falta de bravura de los toros, Así en el epistolario con sus hijas mientras se encuentra el rey y su corte en Lisboa (1582). Así comenta su expectativa ante los toros que se iban a correr al día siguiente, y posteriormente toma la pluma desilusionado para afirmar "que los astados habían sido ruinas".

En el siglo XVII el Arbitrio de Bienes del honesto trabajo y daños de la ociosidad de 1614 califica a los toros de fiesta cara, cruel, violenta y perniciosa para la sociedad y la economía. Menciona que durante la lidia morían en España entre 200 y 300 hombres por asta de toro cada año mas los accidentes por caídas de tablaos, ahogo de gentes a la salidas de plazas por las estrechez de las puertas, los mareos, atropellos de caballos, dardos clavados a los espectadores y riñas.

Mozos con "llamaeras " en Arroba de los Montes (Archivo fotohistoria del autor)
Los mozos del pueblo usaban llamaderas o aguijadas del boyero que consiste en "una vara que en su extremo tiene una punta aguda de hierro, que sirve a los boyeros o labradores para picar a los bueyes o mulas" y también servía  para guiar al ganado vacuno al extender la vara al lado del animal para dirigirlo.
El tratadista nobiliario Argote de Molina nos dice que "traen los toros del campo juntamente con las vacas a la ciudad con gente de a caballo con garrochones que son lanzadas con púas de hierro en el fin de ellos y encierranlos en un sitio apartado en la plaza donde se han de correr y, dejando dentro de el los toros, vuelven las vacas al campo y del sitio en que están encerradas sacan a uno a la plaza, que esta cercada de palenques, donde los corren gente de pie y caballo con las garrochas y andando en torno de ellas en caracol los hacen acudir a una y otra parte, otras veces echándoles la gente a pie, garrochas pequeñas y al tiempo les arremeten, echándoles capas a los ojos los detienen. Y últimamente sueltan alanos que haciendo presa en ellos, los sujeta y rinde".

La plaza y parte del tablado de Arroba de los Montes eran  el lugar de los festejos taurinos (foto del autor)


El arrendamiento de los derechos que el ayuntamiento de Toledo sobre las 18 aldeas de propios no se pagan por aldeas, sino por cuadrillas y se pagan en dinero y en especie que solía ser sobre unos 10 toros. De esto la  cuadrilla de Arroba paga en especie y en dinero en los años siguiente:

  -1557...….. 2 toros, 2 arroba de cera y 167.000 maravedíes
  -1567...….. 2 toros, media de cera y 242.000 maravedíes
  -1577... 2 toros, media arroba de cera y 248.000 maravedíes
  -1587...….. 2 toros, 3 arroba de cera y 292.000 maravedíes
  -1597...….. 2 toros, 3 arroba de cera y 233.000 maravedíes
La primera noticia de un festejo taurino en la comarca de los Montes de Toledo es la celebración de una corrida de toros en 1502 en el Castillo de Guadamur en la que asistieron el archiduque Felipe el Hermoso y la reina Juana de Castilla. Aunque anteriormente en el verano del año de 1444, a iniciativa del alcalde mayor de Toledo, se organizo una magna corrida de 8 toros que se celebro en la plaza de Zocodover el 8 o 9 de septiembre por el anuncio de la venida del príncipe heredero el futuro Enrique IV y "que se corran ocho toros e se hagan talanqueras".

En las corridas de los toros suelen haber broncas y peleas como ocurrió el 16 de Agosto de 1610 en los Yébenes cuando se inicia un proceso de homicidio abierto de oficio contra "Cristóbal Martin y ocho inculpados mas que intervienen en una pelea posterior a una fiesta de toros en la que muere Pedro de Arroba, y su esposa Lucia Jiménez queda herida de un escopetazo". 
De este mismo pueblo era el llamado "Hércules de los Yébenes" a inicio del siglo XVII que lidia toros enmaromado o forçados.

En 1636, en el pueblo de Navahermosa, ocurre otra pelea en un espectáculo taurino cuando varios vecinos ,Antón del Cerro, Juan de Escalona y Francisco Hernández,
alias el Moreno, que participan en una fiesta de toros en el pueblo y "llegando el toro de muerte a envestirles algunos de los que estaban, levantaron las espadas con sus vainas para resistirle, y de los golpes que tiraron se medio desenvainaron algunas de las dichas espadas, y cuando se fue el toro llegaron algunos mozos del lugar, que no conoció este declarante, alborotados, y algunos de ellos pusieron mano a las espadas y dieron una cuchillada a Alonso de Arroyo".
Detalle de la plaza de toros de Béjar del cuadro de Ventura Lirios, 1726
Con el tiempo las corridas de toros contaron con el apoyo del pueblo, de la realeza y hasta de la Iglesia. Esta ultima tenia una prohibición que según las Partidas se fundada en "la mala reputación de los matadores de toros y en este sentido los prelados no debían ir a juegos... entre los que se incluye lancear, bordar y lidiar toros ni otras reses bravas ni tampoco podrían ir a ver a los que lidian, por sacarlos de su sosiego". Tampoco los clérigos podían correr ni lidiar bestias bravas por precio "porque incurrirían en mala fama. Pero si las bestias hicieran daño a los hombres, en las mieses, viñas o ganados, los clérigos si esta facultados para seguirlas y matarlas". Surgen voces contra los toros por parte de la iglesia ya que hasta se celebraban en fiestas religiosas como el Corpus y Pentecostés.
Un documento del Consejo Real dirigido a la ciudad de Toledo y fechado en 1682 hace ver que los espectáculos taurinos no eran de agrado para la iglesia "no eran de agrado de dios que habían que suspenderlos para aplacar su ira". El clero tenia prohibido el espectáculo de los toros y recordado en el Sínodo Diocesano, enunciando que los cabidos, comunidades eclesiásticas y clérigos que " no den toros para que corran, ni dineros, ni otras cosa para comprarlos pena de excomunión mayor y de dos mil maravedíes aplicados para pobres y denunciador por la mitad". 


Localizaciones de acontecimientos taurinos antiguos en Arroba de los Montes (según el autor)

El divertimiento de nuestro pueblo consistía en celebrar las fiestas con novillos, participando los mozos en la capea en la plaza del pueblo. Algunas veces se prohibían las corridas de toros por la amenaza de la epidemia de la peste "la peste podía tener su origen en la corrupción del aire o en el contagio por esto cuando la epidemia era muy grande se suspendían las corridas de toros y representaciones teatrales y se "rogaba al pueblo que se evitase pecados y escándalos públicos".
Además las corridas de toros eran un freno para la salud publica ya que era un foco de transmisión de la peste por la concentración de la gente en estos eventos.

Algunas veces los gobernantes ante el pesimismo de la población autorizaba estos espectáculos para levantar la moral "el señor corregidor dijo que respecto de la epidemia que corre y que los ánimos del pueblo esta postrados y melancólicos tiene por de conveniencia publica que se corran seis toros en Zocodover"

Habían espectáculos taurinos en la romería de San Marcos, en la festividad de la virgen del Rosario, donde la finalidad de la diversión no consistía en la muerte el animal. Todo lo contrario ocurre en la fiesta de  San Roque, donde se sacrificaban un animal del resto de los demás llamada "vaca o toro de la muerte". 

Ante la falta de diversiones se favorecía iniciativas aparentemente con fines caritativos para servir de entretenimiento como  en la festividad de la virgen del Rosario "en vísperas de las fiestas de Nuestra Señora del Rosario, se encerraron los capeos para irlos soltando desde dicho corral a la plaza".

Virgen del Rosario de la iglesia de la Asunción de Arroba de los Montes (foto del autor)

La principal fiesta rural es la romería a San Marcos, las cofradías eran las organizadores, el 25 de Abril se celebraba una procesión y todo el pueblo junto con varias localidades de la comarca se reunía en la ermita, donde tenia lugar una misa cantada, A continuación se bendecía los campos, semillas, hierbas y ganado y la gente se dedicaba a comer en el campo, a correr los toros y a bailar.

Ya en un documento de 1613 dice "que el lugar de Arroba paga esta festividad con su rentas y tiene un toro con que se hace la fiesta acostumbrada a San Marcos".
También el 14 de Abril de 1614, la Real Chancillería de Valladolid ante el conflicto de Arroba de los Montes con Fontanarejo enuncia "porque la ermita esteba en la dehesa boyal de Arroba y que ésta es más antigua que el lugar de Fontanarejo y que la habían fundado Arroba, que la luce y repara y que corría toros y la carne se repartía entre los presentes de Arroba para limosna de la ermita".

La Hermandad de San Roque celebraba sus vísperas el día 15 de Agosto, vistiendo elegantemente y con la insignia de la hermandad, donde se celebraba una invitación como anuncio de la festividad de San Roque.

Cada año entraba un hermano nuevo, el cual tenia la obligación de comprar una vaca con un peso no inferior a trece arrobas, llamada "Vaca de la Muerte". Se lidiaba el día 16 de Agosto en honor de la festividad de San Roque. 

Músicos y vecinos de Arroba de los Montes subido a los carros en un festejo taurino en la plaza (archivo fotohistoria del autor)

Después de ser lidiada, era sacrificada y repartida en partes iguales entre el numero de hermanos. Con la asadura, riñones y carne, si era preciso, se hacia una o dos comidas. En la comida concurrían todos los hermanos, si algunos hermanos por razones de fuerza mayor no pudiera asistir, se daba autorización para que otra persona le representara, haciendo frente por partes iguales a los gastos de dichas comidas. 
A estas comidas asistían también invitados por el hermano entrantes, los llamados "Diablos de la Hermandad", estos servían además como ordenanzas de la hermandad como músicos ya que tocaban el tambor y las castañuelas. 
Los hermanos solían reunirse en la casa del Hermano Mayor y levantaban acta de los acuerdos a que llegaban, que eran firmadas por todos los miembros. 

Según el acta del 17 de Agosto de 1842 se redactó los estatutos por los que había de regirse que son los siguientes:

1º) Al Mayordomo entrante se le obliga a poner una vaca o novillo que no tenga lesión alguna que le impida la lidia para el día de San Roque.
2º) Esta vaca o novillo deberá estar encerrada en el Corral del Concejo de la plaza, en la que serán responsables todos los mayordomos en caso de ocurrir algún extravío.
3º) Esta vaca o novillo responderá con el heno hasta completar las 13 arrobas que se abonará el precio corriente en la localidad.
4º) El mayordomo entrante abonará al párroco las víspera de San Roque, quedando a cargo de los demás hermanos los gastos de la función de San Roque, obligándose a dar los convites de los hermanos como de costumbre.
5º) La carne que sobre al mayordomo ha de empezar a cortar desde la pata del cuarto trasero y el peso ha de ser sin riñones, sin cabeza y sin asadura.

Escena de puesta de banderillas por una vecina de Arroba de los Montes en la plaza (archivo fotohistoria del autor)

Los festejos de las Fiestas Patronales se realizaban las conocidas "capeas" que consistían en la traída por los mozos de varias vacas de los vecinos que se encontraban en la "dula" del pueblo, y a las cuales se encerraban en el desaparecido "Corral del Concejo".
La dula según el diccionario de la Academia Española es "la piara del ganado mayor, a que cada uno envía sus bestias para que pazcan, y se guarda concejilmente por cuenta de todos los que en ella tienen alguna cabeza".
Corral del Concejo de Arroba de los Montes en la plaza, lugar para encerrar los toros ( archivo fotohistoria del autor)

Estos acontecimientos han dado nombre a calles del pueblo como la del "Tablado", siendo la parte cuadrada de la plaza mayor que da a la plaza del Ayuntamiento o la palabra "toril" que era un cercado para encerrar el ganado vacuno.  Los espectáculos se realizaban en la plaza donde se montaba el coso taurino, rodeándolo con carros, galeras y maderas para acotar la plaza y calles del pueblo. El tablado según el diccionario de Covarrubias de 1611 dice "tabulatum, el cadahalso hecho de tabla, del de el cual se ven los toros y otras fiestas publica"

Los Tablados cuando se construían además para los festejos taurinos también servían para diversos espectáculos como para representaciones teatrales como ocurre en 1623 en el vecino pueblo de Horcajo de los Montes cuando se abre una causa por toros sin licencia iniciada en Toledo contra alcaldes y regidores por que "han corrido toros, tenido representaciones y otras fiestas publicas sin haber pedido licencia donde se corre un toro y se hace una obra de teatro para la fiestas de San Antonio".  

El tablado junto al Ayuntamiento de Arroba de los Montes (foto del autor)

Además de celebrarse las corridas de toros en la población en las fiestas patronales de Agosto también se celebran en la romería de San Marcos ya en 1613 se refiere "en esta  dehesa boyal casi en la raya hacia el término del lugar de Fontanarejo está situada una ermita que llaman del Sr. San Marcos a cuya festividad acude mucha gente y allí se venden muchas cosas así de comer como otras mercadurías. El lugar de Arroba paga esta festividad sus rentas y tiene un toro con que se hace la fiesta acostumbrada a San Marcos".

Esto supuesto el lugar de Arroba en 14 de abril de 1613 en su Ayuntamiento acordó que pues "estaban en costumbre hacer las posturas de todas las cosas que en aquel día de San Marcos se vendían por las personas que venían a la dicha romería en provisión a que acudían tanta gente y se vendían cosas como si fuera feria".
Mapa ermita de San Marcos con su lugar de mercado y plaza de toros en el siglo XVII en Arroba de los Montes

Las infracciones mas comunes en los pueblos de los Montes de Toledo estaban relacionados con "los toros sin licencia" y por lo común se abrían procesos contra los alcaldes por haber permitido los festejos sin autorización.

En Agosto de 1615 se inicia en Arroba diligencias por toros sin licencia abiertas de oficio contra el alcalde y regidores que han realizado "una fiesta de toros y suyza" sin licencia. Cuando se sacrificaba el toro o vaca, los jóvenes se organizaban en grupos llamados "soldadescas o suizas" y después de lidiar al toro lo mataban entre todos con espadas, puñales, lanzas, navajas y otros objetos punzantes. Este hecho conocido como desjarretar al toro era sumamente peligroso porque muchas veces los mas osados eran herido por el toro. En estas fiestas era una ocasión propicia para que caballeros, mozos y valentones demostrasen su fuerza, valor y pericia para lucirse delante de las damas o sus paisanos.

Algunas veces en las "suizas" producían fatales accidentes que ocasionaban muertos, en 1632 en Navalucillos se abre una "causa por homicidio abierta para esclarecer la muerte de Gabriel del Cerro, que participa en una suiza y es pillado por un toro que le empuja hacia las lanzas de sus compañeros".

Otro fatal accidente ocurre en el vecino pueblo de Fontanarejo de los Montes en 1643, cuando muere una persona, por la embestida de un toro por ello se inicia "una causa por mal oficio publico abierta en Toledo de oficio contra los alcaldes y regidores, que permiten una fiesta de toros el día de Santa Ana en la que hay un herido. Se hizo una suiza de soldados y se mato un toro, si bien la res embistió a uno de los soldados, que muere a consecuencia de las heridas".

Espetón o lanza conservada por un vecino de Arroba de los Montes que servía para lancear a los toros  en las "suizas" (foto del autor)

El ayuntamiento de Toledo perseguía mas que la celebración de los festejos era la dejadez de las autoridades locales en solicitar el permiso que siempre era concedido.

Estos festejos taurino fueron un foco de conflictos entre los vecinos o pueblos limítrofes como ocurre en 1616 en la romería de San Marcos de Arroba de los Montes cuando "se inicia un proceso por lesiones abierto por denuncia de Juan Fernández Felipe contra Miguel Pérez, Juan Pérez y otros vecinos de Arroba, que dan de palos y de cuchilladas a un vecino que participa en la fiesta que se desarrolla en la ermita de San Marcos. La agresión se produce con una garrocha en el coso, es decir, en el espacio acotado para la fiesta de los toros, y la victima, del Molinillo, acusa también al alcalde Pedro Sánchez de Arance (Herance) de no remitir la causa".

Otro alboroto ocurre en Horcajo de los Montes en 1614 cuando "hubo una fiesta de toros en la cual al tiempo que se desjarretaba el toro hubo cierta cuestión de cuchilladas entre ciertas personas de que salió herido un vecino de Villarta (Villarta de los Montes)de una estocada en un muslo".

A consecuencia de los múltiples peleas, se van regulando para evitarlas, por eso los ayuntamiento deben solicitar licencia para celebrar las corridas en la que se matase a las reses y se prohibirse "correr por la calles, de día o de noche, novillos y toros de cuerda, a causa de haberse experimentado que de tales diversiones suelen haber muertes heridas y otros males y desgracias"

Los pueblos en general no se dan enterados de las regulaciones de los festejos taurinos y la autoridades no se daban por enterado ya que eran imposible detener estos espectáculos, aun así a  Arroba se le abre dos expediente por no solicitar licencia.

Uno en el Agosto del año 1629 donde se inicia un "proceso por toros sin licencia iniciado de oficio contra el alcalde y regidores, que organiza una fiesta el día de la Virgen de Agosto" y otro en 1713 donde hay una "causa por toros ilegales abierta de oficio contra el alcalde y regidores de Arroba al saberse que, con motivo de las fiestas de la Asunción y San Roque, se corrieron sin licencia en el pueblo varios toros, dos de muerte y alguno capeos".


Mozos de Arroba de los Montes con sus capotes dispuestos para torear a los toros (Archivo fotohistoria del autor)

Las fiestas taurinas  tenían muchísima aceptación por los pueblos y ciudades y en ocasiones servían a los ladrones para robar mientras estaban disfrutando del espectáculo. Como el caso de "un gitano de Villanueva de los Infantes en 1706, que fue condenado a galeras por haberse llevado las alhajas que pertenecían a una imagen de la Virgen mientras el pueblo disfrutaba de los toros". 

Las vacas algunos años oponían resistencia y no podían encerrarse en el corral del concejo, por lo cual se metían en corrales que cedían los vecinos. Algunas veces los vecinos se negaban ceder sus corrales como ocurre en 1742 se inicia en Arroba de los Montes una causa por amenazas y lesiones abierta de oficio en Toledo cuando "Juan de Ayuso, regidor, al saberse que ha maltratado a una mujer que se niega a que se guarden en su corral los toros de la corrida, lo que enfada al regidor". Al parecer el alcalde se extralimita en sus funciones y quiere imponer su autoridad contra los demás.  Después de celebrarse la corrida de toros en la plaza de Arroba en la víspera de la Virgen de Agosto de 1742 unos de los regidores, Juan de Ayuso Ledesma, entró en la casa de un vecino y "asiendo a la mujer de este de la tirilla de la camisa, sacándola de ella hasta las puertas de dicha casa, diciéndola con voces muy descompuestas que también había para ella cárcel y un cepo, sin que para ello le hubiese dado dicha mujer motivo alguno".

El mismo conflicto viene meses después cuando un vecino se niega, en el mismo año de 1742, a dejar su  corral para encerrar los toros en la festividad de la virgen del Rosario. Se abre una "causa criminal contra Pedro Ayuso Ledesma, vecino y regidor de Arroba, por el alboroto causado en la detención de Mariano del Cerro, por negarse a dejar el corral para guardar los toros de la capea celebrada la vísperas de Nuestra Señora del Rosario den 1742".

Corral en ruinas, cerca de Los Martínez, que ha servido para las corridas de toros en Arroba de los Montes (foto del autor)
Con el tiempo las corridas de toros se alejan del casco urbano, la ultima celebrada en la plaza mayor fue en 1960,  y se organizan estos eventos a las afueras del pueblo en corrales grandes de ganado reforzado con carros y carretas de los vecinos. 
En los años 80 se celebran en plazas de toros portátiles que se montan alrededor del Granero del pueblo, hasta que en el año 2......dejan de celebrarse por motivos económicos.


BIBLIOGRAFIA:

-Archivo Ayuntamiento de Toledo.
caja 6214, causa 210.
caja 6218, causa 31.
caja 6233, causa 859
caja 6234, causa 894, 903.
caja 6237, causa 975.
caja 6250, causa 1450.
caja 6252, causa 1534, 1555.
caja 6336, causa 4093.

-Justicia y criminalidad en Toledo y sus montes en la Edad Moderna. Alfredo Rodríguez González

-Fiestas Populares en Arroba de los Montes, Revista de Estudio Monteños N.º 104, Luis Martin Martín, Asociación Cultural Montes de Toledo.

- Actitudes ante la muerte en Toledo de los Austrias. Fernando Martínez Gil.1984.

-Toledo y la crisis de Castilla 1677-1686. Fernando Martínez Gil.1986.

-La corrida de toros como ritual religioso. Willian H. Desmonde.

-Fortuna y lidia en el ordenamiento jurídico castellano medieval. María Encarnación Gómez Rojo. Universidad de Málaga. España. Revista de Estudios Histórico-Jurídicos XXXIV (Valparaíso, Chiles, 2012).pp. 195-236

-Los toros y la tauromaquia. Miguel Fernando Gómez Vozmediano.

-Diccionario de Autoridades de 1726