Datos personales

Mi foto
Arroba de los Montes, Ciudad Real, Spain
PLATAFORMA CARPETANIA,

sábado, 1 de abril de 2017

LA VIBORA EN ARROBA DE LOS MONTES

JESÚS VÍCTOR GARCÍA

La víbora hocicuda de nuestro pueblo es una de las tres víboras que viven en España que pertenece a la familia de los viperidos. Son temidas y famosas por su veneno ya que es el mas potente de todos los animales existente en Europa.
Las víboras han servido para asesinar a sus enemigos, como arma de guerra cuando se lanzaban estos animales a los buques enemigos en las guerra púnicas y para la medicina.


Las víboras que viven en España son la víbora áspid, la víbora hocicuda y la víbora de Seoane. El uso de suero antioficico en España y Portugal no se recomienda salvo de extrema necesidad y siempre bajo vigilancia medica y en un hospital. En Arroba de los Montes vive la víbora hocicuda (Vipera latastei) Bosca 1878. y los vecinos del pueblo cuando ven una la suelen matar.

Víbora hocicuda en Arroba de los Montes (foto del autor)
Su veneno es inoculado por un par de colmillos largos y huecos en la parte delantera de la mandíbula superior, este es mortal ya que ataca a la sangre y los tejidos.
Sus señas de identidad es su cabeza triangular y ancha que esta cubierta de escamas y sus pupilas de sus ojos son verticales.

Las víboras son ovoviviparas, ya que incuban sus huevos y nacen en su interior de su abdomen.
Según el diccionario de la Academia de 1739 "es una pequeña serpiente venenosa de que hay macho y hembra; que se distingue bien entre si. la hembra es de largo de un codo, de color que tira a rojo, y llena la piel de manchas azules, y pardillas: la cabeza algo ancha, la garganta angosta: tiene los ojos muy encendidos, y la cola no va adelgazando proporcionalmente como otras serpientes, sino de repente, se hace muy sutil a distancia determinada del cuerpo: es de movimiento muy tardo, y tiene el veneno dentro de vejiguillas muy sutiles, con que tiene cubiertos cuatro dientes o colmillos, que mezclandole con la sangre del hombre ocasiona la muerte. La carne de su cuerpo es muy medicinal y por ello se los dan a los enfermos. En alguna partes de las comen como las anguilas.......Algunos autores, y entre ellos Plinio, han observado, que pariendo veinte de un parto, tarda 20 días en parirlos, pariendo uno cada día, y los pare vivos, cubierto con una telilla delgada, que se rompe a los tres días, a distinción de las demás serpientes, que ponen huevos y de esta singularidad tomó el nombre del LATINO Vipera,MARM. Descrip. libro I ,Capit. II

Phenix, tu al morir, revives,
víbora, al dar vida, mueres,
y tu pariendo, pereces.


Cinco viboreznos extraídos de una víbora atropellada  en Arroba de los Montes



En el cuadro del Greco, El naufragio de San Pablo en la isla de Malta, 1579-1580, muestra uno de los primeros milagros realizados por el apóstol en la isla de Malta, Cuando San Pablo, ante la mirada atónita de pescadores, soldados y comerciantes, lanzó con su mano derecha una víbora  a la hoguera, que cogió por sorpresa cuando quería avivar el fuego con mas lumbre, sin que el animal le picara.

En el Quijote de Miguel de Cervantes, la pastora Marcela relata " Cuando mas, que habéis de considerar que yo no escogí la hermosura que tengo, que tal cual es el cielo me la dio de gracia, sin yo pedilla ni escogella. Y así como la víbora no merece ser culpada por la ponzoña que tiene, puesto que con ella mata, por habérsela dado naturaleza, tampoco yo merezco ser reprehendida por ser hermosa, que la hermosura en la mujer honesta es como el fuego apartado......"

Víbora hocicuda en una peña en Arroba de los Montes (foto del autor)
La víbora hocicuda de nuestro pueblo es una serpiente pequeña con una longitud entre 50 y 60 cm. La cabeza tiene forma triangular y está diferenciada del resto del cuerpo. Su peculiaridad es su pequeño apéndice o cuernecillo que presenta en la punta del hocico, de ahí su nombre.
La víbora hocicuda tiene un periodo de actividad a finales de marzo cuando las temperaturas no son tan frías y otro de hibernación que empieza a finales de octubre cuando bajan las temperaturas.
Dicen que las víboras se enraman en Otoño, en Invierno, duerme; en Primavera y verano van a los lugares frescos.
En el periodo del inicio de la primavera es cuando se suben a los arbustos o chaparras para tomar el sol y aumentar su temperatura corporal (se enrama), esta época coincide con la recogida de los espárragos silvestres de los vecinos del pueblo y existe varios casos años atrás de picaduras de víboras, en concreto a una mujer de la plaza.

También en ocasiones muerden a cabras y ovejas por los que los ganaderos llevan en sus mochilas leznas y navajas para rajar donde a picado la víbora y aprieta la herida sacando la pus, los animales suelen perder la lana quedando muy débiles y en ocasiones mueren.

Hay un dicho en el pueblo que las víboras no pican a las vacas ya que estas "con sus fosas nasales las absorben" por lo que existe la tradición que donde hay ganado vacuno no hay víboras.
Se mencionan en nuestro pueblo las  "lluvias de sapos y de víboras" donde en ocasiones en tormentas muy fuerte caen esto animales .Existe sitios que los lugareños evitan en ciertas épocas del año porque "están enramadas las víboras".
El miedo a la víbora viene reflejado en el dicho popular  de "si el tiro viera y la víbora oyera no habría hombre que al campo saliera".
Víbora hocicuda en con una presa en el vientre en Arroba de los Montes (foto del autor)
Con la llegada de invierno la víboras se aletargan  bajo tierra en túneles, madrigueras y hasta debajo de las colmenas ya que están en solanas y protegidas de las inclemencias del tiempo. Durante los 4 o 5 meses que duran la hibernación  las permanecen inmóviles y sin alimentar.

En el verano suelen estar en sitios cálidos y húmedos en la tranquilidad del campo y son animales pocos agresivos por lo que las picaduras ocurren por descuidos o accidentes ocasionales.
Los hombres del pueblo cuando hacen sus necesidades fisiológicas siempre ocultan con una mano las partes pudientes por si existe alguna víbora o culebra que pudieran picarlas., Cuando una persona se enfada con otra alguna veces se expresa con el dicho de "lastima víbora que te picara en ....."

En el boletín de la provincia de Ciudad Real el 28 de Noviembre de 1834 se vende unos polvos para las picaduras de víboras ante la multiplicación de víboras en los pueblos occidentales de Murcia, en Tobarra, Hellin,Yeste y otros pueblos de la sierra.
La víbora hocicuda caza de día al acecho mediante su mordedura venenosa, su alimento se basa en pequeños roedores tan abundante en Arroba de los Montes y de lagartijas, pequeñas aves y alacranes y escolopendras.




LA YESCA EN ARROBA DE LOS MONTES

JESÚS VÍCTOR GARCÍA
La yesca se denomina a cualquier material que sirve para que prenda ante cualquier chispa y producir fuego, este material puede ser de cardos, hongos y plantas.
A servido para encender fuego en hogueras, encender candiles de aceite con una cajita con yesca (trozo de lino y hojas secas), un clavo de acero y trozo de pedernal,encender fuego para el tabaco, para disparar armas de fuego que encendía la mecha de la pólvora.

Comúnmente se usa los denominados hongos yesqueros o Polyporus fomentarius parecido a una pata de un caballos que se cría  en los troncos de los arboles, según un periódico de 1835 para hacer yesca "se cogen estos hongos de los que crecen en las encinas, olivos y otros diferentes arboles, se cuecen en agua, después se ponen a secar, y enseguida se bate con un martillo o palo fuerte para que se ablande y dividan un poco, y luego se les corta en pedazos y echan a cocer en una lejía fuerte de salitre, y por ultimo se secan en un horno. De esta manera se logra tener una excelente yesca, esta también puede usarse para las cortaduras para contener la sangre"


Hongo yesquero en un árbol de Arroba de los Montes (foto del autor)
Otra manera de obtener la yesca es a través de la planta Phagnalon saxatile (L.) Cass., es un pequeño arbusto de hasta 60 cm que se cría en las fisuras y huecos de las peñas con un ph ácido y pobre en nitrógeno.

Planta de Phagnalon saxalile en una peña de Arroba de los Montes (foto del autor)
El arbusto que se cría en los riscos y peñas se corta y se pone a secar al sol, se seca y se tritura para obtener una fibras de pequeño tamaño que al final se mezcla con ceniza para que no coja humedad.

Producto obtenido de triturar la planta Phagnalon saxalite (foto del autor)
Para encender la yesca era necesario tener un eslabón o chispeo que es una pieza de hierro que hace saltar chispas al golpearla con una pedernal o piedra de sílex.


Eslabón, pedernal y yesca (foto del autor)
Para encender se golpea con un movimiento brusco descendente el eslabón contra el pedernal, lo que produce una lluvia de chispas sobre la yesca, estas chispas hacen prender a la yesca que esta junto con el pedernal.


Núcleo de sílex para la obtención de pedernales para trillo (foto del autor)

miércoles, 1 de marzo de 2017

EL HELECHO REAL EN ARROBA DE LOS MONTES

JESÚS VÍCTOR GARCÍA
El helecho real u osmunda es una planta herbácea caducifolia que crece en grietas muy húmedas  y en las orillas de arroyos o manantiales con un caudal de agua constante durante todo el año en suelos ácidos de Arroba de los Montes.
Se llama así por ser el helecho mas grande de Europa, y actualmente es un helecho raro debido al cambio climático y por la transformación de su hábitat para la agricultura.

Los helechos eran considerado por los griegos como una planta sagrada, "se dice que en Delfos se contruyo el primer templo con cera de abejas y plumas, el segundo con tallos de helechos entrelazados; el tercero con ramas de laurel".
Helecho real junto con  helecho común en la Fuente de  Caballos en Arroba de los Montes (foto del autor)
Es una especie de una comunidad climax por lo que esta planta puede desarrollarse estable y sostenible bajo condiciones climáticas y edaficas durante una sucesión ecológica. Es tal la adaptacion del helecho real que cualquier cambio del caudal de agua, modificacion de la cantidad de luz o cualquier cambio que perturbe el nicho ecológico pondría en peligro a esta planta..
Requiere lugares mas sombreados que sus parientes el helecho común, mas cálidos por lo que están en lugares resguardados o arropados por otros helechos, una elevada humedad,en suelos pobres en nitrógeno y ricos en oxido de hierro.
Convive con otros helechos como el común pero su densidad es menor y siempre están en zonas mas húmedas, y forman pequeñas islas rodeados a su alrededor de helechos comunes.
Ubicación de los lugares donde se encuentran el helecho real en el termino de Arroba de los Montes
Los helechos fueron unos de los responsables de que aumentaran los niveles de oxigeno en la tierra, ya que gran parte de la tierra primitiva estaba dominado por helechos arborescentes gigantes en enormes ciénagas que perturbaban el proceso normal del reclaje del carbono, estos helechos no se pudrían sino que se acumulaban en sedimentos húmedos formando posteriormente grandes yacimientos de carbón.
Helecho real en rezumadero de agua en una fuente en Arroba de los Montes (foto del autor) 
Los helechos se han utilizado en Arroba de los Montes para "cama" para el ganado (cabras y ovejas) posteriormente se usaba como basura. También hasta hace poco servía para sombrear los techos de los cobertizos, portales de las casa y adornar las aceras del pueblo el día del Corpus Cristhi.
Podéis comprobar que los helechos no son consumidos por ningún animal ya que son venenosos, y pueden ocasionar a los rumiantes una deficiencia de tiamina. El helecho tiene una enzima denominada NHL que libera el cianuro de hidrógeno almacenado y sirve para protegerse de los insectos y animales.
Solo he visto comer helechos por animales adultos de vacas  cuando esta secos en el Otoño.


Helecho real u osmunda regalis con sus pinnas y esporangios en Arroba de los Montes (foto del autor)
Los helechos tienen esporangios de color castaño que puede confundirse con flores, pero este  tiene la peculiaridad de tener en la parte superior unos ramilletes o penachos subglobosos diferenciadose de otros helechos que se reunen formando soros.
Según la mitología eslava, los esporangios tienen poderes mágicos ya que pueden derrotar demonios, cumplir deseos, descubrir secretos, etc. Los esporangios se tenían que recoger en las noches de San Juan  y dibujar un circulo alrededor de la planta, permaneciendo en el.
Detalle de las hojas del helecho real en Arroba de los Montes (foto del autor)
Es una planta vivaz que muere en Octubre y nace en Marzo y es para el solsticio de verano cuando empieza a "florecer" o desarrollar los ramilletes con las esporas que posteriormente en el mes de Julio o Agosto se han transformado en semillas maduras.
Debido a su ciclo biológico  ha  sido considerado como una planta mágica o ritual desde tiempos antiguos.
Representacion de los"hombres de los helechos" en las pinturas rupestres de Arroba de los Montes (foto del autor
Como curiosidad en un panel de las pinturas rupestres de Arroba de los Montes existe dos pictogramas próximo que  representan a dos figuras  que indican "somos los hombres que viven en los helechos". En las paredes donde están estas  pinturas rupestres hay helechos entre las grietas y cerca hay un naciente de un pequeño arroyo con helechos.
En estas figuras se unen la representacion de un helecho con una figura antropomorfa en movimiento.
Con este signo esquemático transmite una información clara y señala a los demás individuos que son parte de una tribu especifica que viven en un entorno característico.
 





EL CERAMBYX CERDO O GRAN CAPRICORNIO EN ARROBA DE LOS MONTES

JESÚS VÍCTOR GARCÍA
El capricornio mayor o capricornio de las encinas es un coleóptero de la familia de la cerambycidae, el nombre de capricornio de las encinas viene del francés ya que en la Península Ibérica no tiene nombre vulgar.
Es un insecto de gran tamaño entre 25 y 65 cm de longitud de color negro menos en los extremos de los élitros que son de color de vino oscuro.
Cerambyx cerdo o capricornio en Arroba de los Montes(foto del autor)

Es un insecto que se distribuye en toda la zona eurasiática, en las dehesas del oeste de la península ibérica, existe una especie dañina parecida al capricornio o cerambyx cerdo, llamada "cerambyx welensii", este ultimo causa grande estragos en las dehesas de la península ibérica.


Cerambyx cerdo en la mano del autor

Sus larvas se alimentan de la madera de encinas o del genero "quercus", su vida larvaria es de 3 a 4 años en el interior de los troncos.
El escarabajo adulto emerge en verano predominantemente en Junio. Los adultos no se alimentan ya que lamen savia que rezuma algunos arboles como la melosa de la encina, por ello suele vivir poco, entre unos días a semanas según su actividad, y su actividad la realiza por la noche.
Suele poner sus huevos en arboles debilitados por la sequia, plagas, incendios o arboles cuyas raices han sido rotas por los arados de los trastores.

Galeria de Cerambyx cerdo en una encina de Arroba de los Montes (foto del autor)
El cerambyx cerdo es una especie que fue incluida en el Anexo II del Convenio de Berna de 1979 relativo a la conservacion de la vida silvestre y del medio natural en Europa, en la categoría de especies de fauna estrictamente protegidas. Según la IUCN, es una especie vulnerable, también la Directiva de Habitats considera esta especie de interés comunitario de tal forma que requiere una protección estricta (Anexo IV),
A nivel nacional, el Cerambyx cerdo no esta incluida en el Catalogo Español de Especies Amenazadas pero si en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. La menor preocupación legislativa a nivel nacional con respecto a la normativa internacional obedece a su presencia mas frecuente en España.


Cerambyx cerdo en la piscina de Arroba de los Montes (foto del autor)

Es un insecto cuya densidad es muy baja pero tiene una distribución muy amplia en el territorio en zonas atlántica y alpina. La densidad en la zona mediterranea  es abundante y tiene una distribución muy amplia. Su presencia se manifiesta en los arboles enfermos, viejos, muertos y en el verano son atraídos por las luces de alumbrados de las poblaciones.

miércoles, 1 de febrero de 2017

CONDICIONES HIGIENICO SANITARIAS EN ARROBA DE LOS MONTES A LARGO DE LA HISTORIA

JESÚS VÍCTOR GARCÍA

La península Ibérica fue escenario de las primeras epidemias documentadas en el Mediterráneo occidental, a finales del siglo II.
En la época de los visigodos  la población creció, a pesar de la alta mortalidad, probablemente debido a una nupcialidad temprana y universal. Pero también debieron ser muy comunes las prácticas de aborto, infanticidio y exposición, ante la falta de recursos económicos. El Concilio de Toledo del 589 condenaba expresamente estas prácticas.
A finales del siglo VI llegan a España las grandes epidemias, que diezman la población. La peste bubónica en el 542, el 588, y entre el 687 y el 702. Muy posiblemente hacia el año 700 la población alcanzase sus niveles más bajos desde el fin del Imperio romano.
 
Entre los siglos XIV y XV la población disminuye, en realidad se da una crisis en el siglo XIV y un a recuperación en el siglo XV. La causa parece ser la peste negra, que asola la península, la epidemia afecta primero a Aragón y luego a Navarra y Castilla. Las epidemias son sucesivas y continuas desde 1348 hasta 1400. La primera se detecta en 1348 y dura hasta 1350, y afectó principalmente a Andalucía. Se calcula que la peste negra acabó con la vida de un tercio de la población, sobre todo en Aragón.
El entorno de Arroba de los Montes condiciona a sus habitantes en diversas dolencias.
 
La mortalidad producida por la peste negra produjo una crisis de subsistencia, al dejar los campos sin gran parte de la fuerza de trabajo.Se conocen también la existencia de episodios de mortalidad catastrófica, como la peste de 1507 mencionada en las relaciones de Felipe II " como 120 vecinos, y que en otros tiempos ha sido mayor, y la causa porque se despobló fue de pestilencia habrá 70 años poco mas o menos. (1506)", se documenta un episodio de peste en Retuerta del Bullaque.
 
Hay grandes episodios de mortalidad como ocurre con las epidemias de el tifus de 1557, el hambre de 1570, el catarro de 1580, y la  ultima gran oleada de peste peste atlántica de 1596-1602 que coincide con  una cosecha catastrófica, la de 1598.
 
Pasada esta gran epidemia, la peste no vuelve a azotar en todo el siglo XVII pero la demografía castellana entró en un fuerte declive a lo largo del siglo, azotada por distintas enfermedades como el tifus, tabardillo, difteria infantil, garrotillo, inducidas por la desnutrición de los años de malas cosechas influenciadas por los factores climáticos.
Los años malos (1605-07, 1615-16, 1631) se repiten y algunos son de una intensidad extrema como en los años 1648-50, con cosechas catastróficas en Castilla la Nueva. La hambruna se extiende de nuevo en 1678-80 y otra vez a finales de siglo en 1694-95 y 99.
Las enfermedades actúan sobre organismos debilitados y con una higiene muy escasa se convertían fácilmente en epidemias y provocaba un aumento de las tasas de mortalidad.
 
La población de Arroba de los Montes en el siglo XVII se caracterizaba por una alta tasa de natalidad y de mortalidad. Las estadísticas de censos fiables hacen que los registros parroquiales las fuentes mas próximas a la realidad aunque la información es sesgada y las causas de defunción sean escasas o mal definidas.

En los registros de defunciones de Arroba de los Montes se mencionan vagamente las causas de la muerte como sincopes, muertes repentinas, de repente, tabardillo, bomica, esterico, cólico miserere, garrotillo, fatiga de pecho esterico, mal de pecho, mal de orina o "mal de orcos", etc.
La mortalidad era mas alta en los niños, ancianos y solteros y si coincidía con ser pobre se multiplicaba el riesgo.
Otras veces el registro detalla que ha muerto de vejez como es el caso de Jerónimo Gutierrez que muere en 1829 y además era pobre.
En las descripciones del Cardenal Lorenzana en 1782 dice que en Arroba de los Montes las enfermedades que hay "son dolor de costado que se curan (cuando se cura) con yerbas, pectorales y sangrías. Hay tullidos comúnmente de corta edad que curan facilmente con tortas de sacar cera. No hay agua minerales ni medicinales ni salinas no otras fabricas, aunque hay mucha piedra y riscos, no hay metales, arboles ni yerbas extraordinarias"
La mortalidad después de la Guerra de la Independencia en España fue debida a la aparición de la hambruna y de las epidemias como la peste, paludismo, tifus exantematico, fiebre amarilla, cólera, brotes de sarampión, viruela, gripe, escarlatina y difteria.
El problema de las epidemias no era mas que el subdesarrollo económico, la mala calidad de la alimentacion, la ropa, la habitabilidad de los hogares, la poca higiene y sobre todo a la mala gestión de la sanidad publica.
La alimentacion de la población se basa fundamentalmente de la matanza del cerdo hasta el punto que había gente que hacia 365 morcillas y chorizos al año. La dieta es carnívora donde la fruta y verdura es deficiente ya que apenas existen huertas ni medios técnico para cultivar estos vegetales. La fruta obtenida son de arboles cultivados como peros, manzanos,granados,ciruelos (variedades dejada por la población musulmana) complementado por bayas y frutos silvestres como zarzamoras, castañas, bellotas, madroños,etc.
 
Chorizos, morcillas, salchichones secándose en una lumbre de Arroba de los Montes

La alimentacion es típica de los pueblos de montaña, con ingesta de carne de la caza mayor, como ciervos y jabalíes, complementada con la caza menor de los abundantes conejos, liebres y perdices. También en menor escala se aprovecha las reses adultas de cabras, ovejas y vacas cuando son estériles o tienen algún accidente donde son sacrificadas para el hogar. Esta dieta rica en proteinas hacen que los habitantes sean propensos a la formacion de cálculos renales y biliares.
La comida diaria se basa en unos pocos platos como migas, suero sopado, leche, ajo patatas, y productos derivados de la matanza. La escasa ingesta de pescado del mar y de la sal yodada hace que el bocio sea endémico entre los habitantes de Arroba de los Montes. El poco pescado que se consume es del cercano río Guadiana y sus afluentes como los barbos, carpas, etc.

Los infartos están relacionado con esta alimentacion de grasas animales posiblemente se registraran en los libros de defunciones como "muerte repentina" "fatiga en el pecho" como ocurre en 1806 con Paula Martín de Lope Sanchez, pobre de 52 años, con Juliana Camacho en 1811, Eladia Sanchez Camacho Mendiola en 1817; en 1830 muere un hombre llamado Pedro Martín Ceballos de Navalpino de repente.
Las casas están construida de piedra y adobes sin estucar ni encalar, con poca ventilacion ya que las ventanas son tan pequeñas que apenas dejan pasar la luz, los muros gruesos, para que no se vaya el calor en invierno y guarden el fresco en verano. El suelo del interior consiste en empedrados o de tierra cubierta de una capa de boñiga mezclada con corcho quemado.
Las habitaciones son reducidas y la cocina suele ser la habitación principal donde reside la familia la mayor parte del día y de noche charlando al amparo de la lumbre por lo que generalmente la espalda esta siempre fría. por la corriente de aire que va de la entrada de la puerta al corral.
Plano de la casa de Jerónimo Víctor con la distribución de la distintas estancias en Arroba de los Montes por Jesús Víctor Garcia
En las cuadras están las "caballerías" donde descansan los mulos, burros y caballos y un poco mas alejado las zahúrdas de los cerdos. El estiércol y basura que genera estos animales se limpian hasta que las necesidades agrícolas lo exigen ,lleno de insectos y su correspondiente mal olor.
El dormitorio suele ser una habitación que duermen el matrimonio con los hijos hacinados en un solo lecho y medio asfixiado por el humo o por el frío del invierno. El hacinamiento junto a la mala ventilacion y las corrientes de aire hacen a los hogares un lugar idóneos para enfermedades respiratorias.
No existe matadero publico, se suele matar animales adultos o viejos, como cabras machorras, machos cabrios, carneros y los animales jóvenes sirven para venderlos o para renovar el rebaño. Las carnes no son investigadas ni reconocidas, algunos aprovechan para el salazón las procedentes de animales muertos por carbuncosis, faceras, animales muertos y desnutrición.
El sacrificio se realiza degollando al animal donde sus restos son depositados en la calle de la Tenería o en una cerca señalada por el Concejo para arrojar sus desperdicios, esta cerca se llamaba "cerca del Burro o de Dios" donde se arrojaba también los animales de tiro como los caballos y y burros. Esta cerca estaba a menos de 100 metros del núcleo de la población y al lado del pozo del concejo donde se suministraba agua potable a toda la población. La putrefacción de estos animales muertos, junto a los insectos generados por ellos ,hace a este punto de infección de las aguas subterráneas y del entorno cercano.

El pueblo se suministraba con dos pozos del concejo, el de Arriba y el de Abajo que no estaban potabilizado, además de los manantiales de la Fuente Vieja y de Caballos. El agua era de buena calidad que evita la formacion de los cálculos renales pero favorece la caída de los dientes. Los pocos casos de piedras del riñón o infecciones de orín es por la ingesta de carne como es el caso de la muerte de Eusebio Sanchez en 1828 por "mal de orina con evacuaciones frecuentes de vientre"
El pozo de Arriba o del Concejo de Arroba de los Montes, lugar de abastecimiento del agua de la población
Las aguas empleadas para el lavado de las casas y objetos usados diariamente, son arrojadas a la calle publica y las defecaciones se realizan en las cerquillas o corrales debajo de higueras u otros arboles donde campan las gallinas. El jabón que se usaba era el casero realizado con las grasas y pringues derivados del cerdo que mezclado con ceniza o con sosa cáustica servían para la higiene personal y los útiles de la cocina.
Los catarros son frecuentes porque el jornalero está siempre mojado ya que las inclemencias del tiempo y los cambios bruscos de temperatura favorecen estas afecciones respiratorias. La ropa era escasa y de mala calidad, los niños iban descalzos de pie y pierna. Los hombres llevan pantalones de pana, chaleco, blusa de algodón y calzan abarcas. En días fríos y lluviosos llevan un capote extremeño de lana de oveja y peales en las abarcas para tapar los tobillos. Muchas veces el frío ocasionan la muerte como ocurrió en 1837 cuando Joaquín Sanchez Cuadras muere de "unas calenturas provenidas de un grande frío".

La muerte en el campo era frecuente como ocurrió con Juan Antonio Serrano un viudo de Piedrabuena que falleció en 1809 que murió en la Dehesa de Arroba cuando venia de Fontanarejo. En 1812 muere un pobre de Tembleque llamado Miguel Lopez Valentin de 61 años en el paraje del Portijuelo y de José Lázaro Gutierrez en 1827 de Cabrejas (Cuenca). Cabe destacar que la muerte por accidentes era mas frecuentes en forasteros que en los habitantes de Arroba de los Montes.
La asistencia sanitaria era privada y solo los hospitales eran los encargados de la atención de los pobres, en nuestro pueblo había un hospital que consistían practicamente en varias camas y poco mas, que servia de acogida de enfermos.

Los pobres y mendigos morían en el hospital de Arroba de los Montes como Gregorio Fernandez un mendigo de Talarrubias que murió en este hospital, y en 1812 muere un pobre en nuestro pueblo, llamado Domingo y cuyo origen era Portugal.
No se conoce ningun ingreso en otro hospital distinto al del pueblo, hasta 1865 que es ingresado Pablo Ortega Herance de 38 años al pedir su esposa el ingreso de su marido en el Hospital de Ciudad Real.

En 1950 se toman medidas de encalar las casas, se canalizan el agua potable y 1980 se inicia los desagües del casco urbano de Arroba de los Montes.
Las medidas sanitarias eran adoptadas por el Estado solo cuando había epidemias y no tenían un carácter estable. Los ayuntamientos tenían las competencias en salubridad descoordinadas muchas veces con los médicos y veterinarios.

La mortalidad infantil era muy alta debido a las enfermedades o accidentes como ocurrido en 1828 con la niña María Gutierrez Martín muerta por un accidente sin especificar.
Los enterramiento se realiza en el interior de la iglesia del pueblo y hasta mediados del siglo XIX no se construye uno alejado a unos 200 metros del pueblo, estas practicas hacen a este lugar un foco de transmisión de enfermedades contagiosas donde los feligreses tenían que salir de la iglesia por el mal olor de la putrefacción de los cadáveres. El suelo de Arroba de los Montes es ácido por lo que  favorece la descomposición de los cadáveres y no existe separación suficiente entre una sepultura y otra.

TRATAMIENTOS DE LAS ENFERMEDADES
La atención a los pacientes eran realizada por el medico, si lo había, en muchos casos era atendidos por el cirujano que era una especie de sanitario que realizaba múltiples labores como sangrador, curar fracturas, veterinario y barbero. En 1845 muere de 57 años el barbero y el encargado de la salud publica de "afección de pecho e hidropesia". Le sustituyó Joaquín Hombrebueno, encargado de la salud, un cirujano de 3ª clase.
Algunas veces no había medico en nuestro pueblo, como en enero de 1841 hasta junio de 1842, donde no existe facultativo en un año y medio. Lo mismo ocurrió en 1868, sin medico el pueblo durante 6 meses aumentando la mortalidad infantil durante su ausencia., murieron 7 niños de corta edad. A veces no había facultativo medico durante largo tiempo como ocurrió desde 1875 hasta octubre de 1885, un periodo de casi 11 años sin medico donde hubo 131 muertes y diez años antes hubo 134 fallecidos por lo que nos indica que medicina no evitar la mortalidad en nuestro pueblo.
En caso de enfermedad grave los habitantes de Arroba, tenían que acercarse al pueblo mas cercano donde hubiera algún medico.

El medico en nuestro pueblo era pagado por el Ayuntamiento y por los vecinos del pueblo con una "Iguala" que consistía en el pago de un canon por persona por tener prestaciones sanitarias. Las medicinas eran pagadas aparte y muchas veces se tenían que endeudar o vender sus pertenencias para pagar los medicamentos. Los pobres eran atendidos y por lo general el ayuntamiento se encargaba de pagar al medico. Como en 1848 muere un hombre soltero de Villarta de los Montes de 68 años es enviado por el ayuntamiento de Puebla de Don Rodrigo a Arroba "casi exánime" de "vivo dolor de costado y calenturas"para ser atendido.
Casa del Medico de Arroba de los Montes en 1951
El los concejos que había medico se atendía a los enfermos sin lavarse las manos ya que no se conocían los gérmenes ni el adecuado tratamiento. Las enfermedades no se distinguía con otras clínicamente parecidas.
Se usaban denominaciones como "te ha dado una calentura" para distintas enfermedades que nada tenían que ver y existía una creencia generalizadas de que las enfermedades venían condicionadas por las lluvias o altas temperaturas. Hoy todavía viene la expresión "el andancio" que se repite a lo largo del año sobre todo al principio del otoño y verano, que consiste en enfermedades que afectan a casi toda la población del pueblo que suelen ser diarreas o catarros que tardan mucho en curarse.
Los tratamientos de las enfermedades consistía en métodos naturales como el uso de plantas medicinales que se han ido transmitiendo a lo largo de las generaciones generalmente de padres a hijos. Cuando estos métodos no aliviaba al enfermo se recurría al medico o cirujano del pueblo, usando habitualmente vomitivos, purgantes y sanguijuelas o sangrías. En nuestro pueblo el cirujano muchas veces afeitaba, realizaba sangrías y curaba huesos rotos con poco conocimiento técnico generando cojos, tullidos y personas con brazos torcidos.
Se usaba métodos ancestrales con rituales como el "mal de ojo", la cura del hígado con palos de hinojo, las verrugas con hoja de encina, las fistulas con raíz de arzolla, etc; todo con un origen mágico-religioso con rituales que se pierden en la noches de los tiempo. Estos métodos son la tradición viva del uso de plantas, minerales y animales por parte de los habitantes de Arroba de los Montes.
Estos métodos se usan hoy en día por los habitantes de Arroba de los Montes pero siempre de manera discreta y la trasmision de sus conocimientos es directa, es decir solo lo pueden transmitir sus conocimientos a una persona de confianza para usarlo cuando ella no este.
El conocimiento de estas practica de curanderismo es practicado generalmente por las mujeres y cuando su fama se extiende por la comarca, es visitada por todos sus habitantes.

domingo, 1 de enero de 2017

EL RANCHO DEL MAQUIS EN LA TABLA DE LA MURCIANA EN ARROBA DE LOS MONTES

JESÚS VÍCTOR GARCÍA
En el límite entre Arroba de los Montes, Puebla de Don Rodrigo y Villarta de los Montes, al lado de la tabla de la Murciana, en el Estrecho de las Hoces; existe una refugio o rancho de guerrilleros o maquis.
Este lugar fue ocupado por distintas partidas de maquis, una de ellas tras separarse de Chaquetalarga, Valentin "Savina" y Diego "Zorrete" se escondieron en el Estrecho de las Hoces, entre Villarta y Puebla de Don Rodrigo a un lugar al que les llevó un buen enlace, natural de Arroba de los Montes. El 15 de septiembre de 1940 se encontraron con "Valenciano", que se había escapado de un centro penitenciario de la provincia y que llevaba varios meses sobreviviendo gracias a pequeños hurtos y a la ayuda de algunos colaboradores.


Posiblemente este rancho fuera utilizado muchas veces por distintas partidas y en años distintos, ya que hay referencias verbales por parte de los ancianos del pueblo de que Gabino estuvo en Arroba de los Montes (uno de estos ancianos fue Severiano García Sánchez guarda de la finca de Riofrio, al que luego despidieron posiblemente por sospechar de que ayudaba a Gabino y por ser su mujer de Villarta de los Montes, además de la extrañeza de no haber ocurrido en esta finca ningún robo ni incidentes).
Otra referencia es la referida por Pedro Gutiérrez y Valeriano Sánchez que fueron víctimas de un hurto en verano por parte del Comandante Honorio en la Tabla de la Murciana en Arroba de los Montes cuando estaban veraneado y bañándose en el río Guadiana fueron despojados de alimentos, caballerías y ropas. Se vieron obligados entonces a usar las ropas abandonadas por los maquis y cuando volvían hacia el pueblo uno de ellos se dio cuenta de que tenía un reloj dorado en uno de los bolsillos del pantalón; los mulos aparecieron en el pueblo al día siguiente con el ramal atado y con el bozal puesto.
Estrecho de las Hoces y Tabla de la Murciana en Arroba de los Montes
Es un refugio realizado aprovechando la pared inclinada que forman los diversos callejones cuarciticos del típico relieve apalechense de nuestro pueblo. La pared  inclinada hacia el Este, junto a una pedriza lateral, hacen de este lugar un escondite perfecto.
 
Refugio de  maquis aprovechando la pared cuarcitica y la pedriza en Arroba de los Montes
Las dimensiones del refugio son de aproximadamente unos 8 metros cuadrados que bien pudieran cobijar de tres a cinco personas.
Al lado de la pared inclinada levantaron un muro de piedra usando los cantos más grandes de la pedriza que hay al lado. Esta pared o muro ocultaba el refugio desde el Sur y además definía muy bien el espacio útil del mismo. 
Vista de la Tabla de la murciana y de la Peña la Bola de Arroba de los Montes desde el rancho de maquis.
La ubicación del lugar es idóneo por su difícil  localizacion, ya que enfrente esta el desfiladero de la Peña de la Bola y la Tabla de la Murciana de Arroba de los Montes. La dura accesibilidad a estos lugares debido a ser muy escarpados y hacer frontera con el propio río hace casi imposible encontrar este campamento.
 
Nuestro pueblo y lugares cercanos fueron muy adecuados para refugio de los maquis, por lo que existien diversos campamentos como el de Sierra Loca y el de Morro Valdehermoso en Puebla de Don Rodrigo, además de Sierra Larga en Piedrabuena en la finca "Valdemarcos".
Herradura de caballería clavada en la pared del rancho de maquis
Testimonialmente, dentro del refugio, aparece clavada la mitad de una herradura a modo de percha, que servía para colgar las mochilas y ropa de los maquis. Hacían la lumbre con leña seca y con ramas a las que previamente quitaban la corteza para evitar que produjeran humo y pudieran ser localizados.
 
Pedriza  y en el lateral derecho ocultado la boca de la entrada del rancho de maquis
La pedriza lateral al refugio fue contenida por el muro o pared de que hablamos anteriormente, recorrida y rellenada para ocultarlos de sus perseguidores.
Vista hacia norte desde el rancho de maquis
La situación de este campamento es estratégica para observar sin ser vistos. Desde aquí se controlan las dos entradas por el río;  la del norte por la Tabla de la Murciana y la del sur por el Estrecho de las Hoces. Además tenían tres rutas de escape a ambos lados del refugio: hacia Villarta de los Montes, hacia la Puebla de Don Rodrigo y hacia Navalpino.
Vista hacia el sur mirando hacia los desfiladeros del Estrecho de las Hoces en Arroba de los Montes


jueves, 1 de diciembre de 2016

LA ULTIMA CENA DE LA IGLESIA DE ARROBA DE LOS MONTES

MARÍA DOLORES FERNÁNDEZ MARTÍN
JESÚS VÍCTOR GARCÍA
 
En nuestra iglesia parroquial de la Asuncion de Arroba de los Montes existe una representacion de la ultima cena en una tabla del cenáculo. Puede atribuirse a los primeros trabajos del pintor toledano Juan Correa de Vivar,  también se le atribuye a este autor obras pictóricas en pueblos cercanos como en Villarta de los Montes, Guadalupe y Herrera del Duque. En la "santa cena" de Juan Correa de Vivar de la iglesia parroquial de Herrera del Duque aparece representada una liebre similar a la de la ultima cena de Arroba de los Montes.
 
La Última Cena es el nombre con el que la religión cristiana indica la cena de Jesús con los apóstoles durante la Pascua judía, antes de su muerte, en un lugar llamado el Cenáculo. Era una casa con amplias salas en la ciudad de Jerusalén y pertenecía a un amigo de Jesús.
Tenía dos salas:
-Una planta baja, utilizada para las oraciones y/o para momentos instructivos.
-Una planta alta, utilizada para comer.
Leonardo da Vinci, La Última cena
Los apóstoles están agrupados de 3 en 3, de izquierda a derecha:
-Bartolomé, Santiago el Menor y Andrés
-Judas Iscariote, Simón Pedro y Juan
De izquierda a derecha, Bartolomé, Santiago el Menor, Andrés, Judas Iscariote, Simón y Juan (detalle de la Ultima cena de Arroba de los Montes)
-Tomas, Santiago el Mayor y Felipe
-Mateo, Judas Tadeo y Simón zelote
 De izquierda a derecha, Tomas, Santiago el Mayor, Felipe, Mateo, Judas Tadeo y Simón zelote.(detalle de la ultima cena de Arroba de los Montes)
La cena de pascua solía tener pan ácimo (sin levadura), vino, cordero pascual. Pudo haber sal. Una creencia popular dice que el traidor Judas Iscariote derramó sal durante la cena y algunas obras de arte lo recogen.
La afirmación de Jesús «uno de vosotros me traicionará» causa consternación en los doce seguidores de Jesús, y ese es el momento que Leonardo representa, intentando reflejar "los movimientos del alma", las distintas reacciones individualizadas de cada uno de los doce apóstoles unos se asombran, otros se levantan porque no han oído bien, otros se espantan y, finalmente, Judas retrocede al sentirse aludido.
La Última Cena es una pintura mural realizada por Leonardo da Vinci en los años 1494-1497. Se encuentra en la pared sobre la que se pintó originalmente: el refectorio de Santa Maria delle Grazie en Milán. Frente a la iconografía clásica que puede verse en otras obras renacentistas, Leonardo no representa a Judas el traidor delante de la mesa, sino incluido entre los apóstoles. Leonardo ha optado por representar el momento posterior al anuncio de Cristo de que uno de ellos lo traicionará y todos se preguntan «¿Soy yo, Señor?». En lugar de representar a Jesucristo como uno más con el apóstol Juan en brazos, Leonardo opta por aislar la figura de Jesucristo y agrupar a los apóstoles de tres en tres, caracterizando a cada uno de ellos a través de su actitud y movimiento.
Juan de Juanes, tercer cuarto del siglo XVI, tabla, 116 x 191 cm. Museo del Prado, Madrid.
 Juan Correa de Vivar es un pintor nacido en Mascaraque (Toledo)  en 1510 y fallecido en 1566 fue un pintor del renacimiento español Vivar que Antonio Ponz en 1777 decía "el tan pintor hubo de ver a Rafael y aun estudiarle, como las obras del antiguo, pues se ven cosas en las suyas que los manifiestan bastantemente. Tienen excedentes expresiones , sus pinturas son acabadas y muy bien coloridas"
Representación de la Santa Cena (1546-1550), del toledano Juan Correa de Vivar (iglesia parroquial Herrera del Duque)
En el asiento nº 40 del inventario realizado por el cura saliente D. Edmundo Pinés Velázquez y D. José Mª Moncada, cura entrante en  la Iglesia de Ntra. Sra. de la asunción de Arroba de 1957, se refleja “un arca que servía antes para poner el Santísimo en Jueves Santo, en la puerta hay una pintura de la cena”
Cenáculo o ultima cena de Arroba de los Montes
En otro inventario aparece con  nº 47 “arca para el Santísimo con pintura de la Santa Cena” (de los años de los Curas José Martín 1980 y Manuel Infante Téllez).
La escena parece estar bañada por la luz de la ventana del fondo, a través de la cual se vislumbra una ciudad, que debe ser Jerusalén, porque parece el antiguo templo de Salomón, posiblemente el segundo templo restaurado por Herodes el Grande, que fue destruido junto con la ciudad por el general romano Tito al comienzo de los años 70 de nuestra era como represalia a la rebelión de los judíos y la cúpula que hay al lado podría la mezquita de la Cúpula de la Roca, que levantaron los árabes en el sitio que éste ocupaba, aunque también  pudiera ser la de Al-Aqsa, también en la explanada de las mezquitas.
Templo de Salomón, detalle de la ultima cena de Arroba de los Montes

Guarda algún parecido con la última cena que el toledano Correa de Vivar pintó para la Iglesia de Herrera del Duque. El centro de la tabla lo ocupa Jesucristo, que se inclina hacia el grupo de su derecha y parece pedir calma después de anunciar que uno de ellos le traicionará y Juan que aparece echado sobre la mesa con el rostro sobre ella. Como en el cuadro de Correa de Vivar, varios apóstoles aparecen de espaldas (3 en este caso) y hay en ambos un plato sobre la mesa con una liebre o conejo asado, pero mientras en el cuadro de Correa está  orientado hacia Jesucristo, en el de Arroba se orienta para el observador.
La colocación de los apóstoles podría ser la seguida por Leonardo da Vinci en su Ultima Cena, de izquiera a derecha: Bartolomé, Santiago el Menor, Andrés, Judas Iscariote, Pedro, Juan , Tomás, Santiago el Mayor, Felipe, Mateo, Judas Tadeo y Simón el Zelote.
Pedro, al lado de Juan que aparece echado sobre la mesa, delante mismo de Jesús, hace ademán de coger un cuchillo de la mesa, mientras vuelve su rostro hacia Judas.
Pedro mirando a Judas mientras Juan esta echado sobre la mesa (detalle ultima cena de Arroba de los Montes)
Sólo hay una copa, el plato con la liebre que hemos mencionado, tres panecillos y un salero o pimentero.
Jesucristo parece pedir calma después de anunciar que uno de ellos le traicionará. Pedro levanta su mano como pidiendo silencio.
Al lado izquierdo de Jesús podría estar inmediato a él, Santiago el Mayor, que se le parece.
En este arca, figuraba la inscripción “zenna ultima” sobre la pintura y a ambos lados de la misma, en la parte izquierda figura un calvario y en la derecha varios objetos: corona de espinas, lanza, látigos, 3 clavos, unas tenazas y un martillo.
La Última Cena es descrita en tres de los cuatro Evangelios del Nuevo Testamento: Mateo, Marcos y Lucas.
El día anterior a la pascua (un tiempo muy sagrado para la nación judía en recuerdo de cuando Dios salvó a los judíos de la plaga de muerte de todos los primogénitos en Egipto), que en el año de la muerte de Jesús parece haber caído en día jueves, los judíos hacían el pan sin levadura y sacrificaban el cordero dentro del templo la tarde de este día; la sangre se recogía en un recipiente y se rociaba parte de la sangre de cada cordero al pie del altar de los sacrificios y en el dintel y poste de cada casa.
Consistía en cordero (signo de la compasión de Dios), pan ázimo (miseria sufrida), hierbas amargas (esclavitud) y salsa roja (trabajos forzados en Egipto).
Jesucristo dio instrucciones a Pedro y a Juan de regresar a Jerusalén, y seguir a un hombre que llevaba un cántaro de agua; éste les mostraría un gran aposento alto ya dispuesto y estos dos apóstoles prepararon la pascua. Jesús celebró la pascua esa misma noche (un día antes) y murió el día del sacrificio de los corderos. Ningún evangelista muestra la presencia del cordero pascual en esta cena. Y en el cuadro que nos ocupa, ya hemos mostrado una liebre como alimento pascual.
Liebre o conejo en la ultima cena de Arroba de los Montes (detalle)
De acuerdo con la manera acostumbrada de empezar la cena pascual, el huésped pronunciaba una bendición sobre una copa de vino, que entonces se pasaba, por turno, a cada uno de los participantes sentados alrededor de la mesa. La cena se dividía en 4 partes en cada una de las cuales se concluía con una copa de vino. Jesús bebió de dos copas, la de la “bendición” y la de las “plagas”
La cena continuó en un ambiente de tensión y tristeza. Mientras comían, el Señor dijo que uno de ellos le iba a entregar. La mayor parte de los apóstoles, exclamaron uno tras otro: “¿Seré yo?” “¿Soy yo, Señor?”.
Lateral izquierdo del cenáculo de Arroba de los Montes
Jesús respondió que sería uno de los Doce que entonces comía con El del mismo plato. Entonces Judas Iscariote, que ya había convenido en vender a su Maestro por dinero, probablemente temiendo que su silencio en ese momento pudiera dar motivo para que se sospechara de él, preguntó con descarada audacia verdaderamente diabólica: “¿Soy yo, Maestro?” Con punzante brevedad el Señor le respondió: “Tú lo has dicho.”
Lateral derecho del cenáculo de Arroba de los Montes
Hubo otras causas de la tristeza de Jesús durante la cena. Algunos de los Doce se habían puesto a murmurar, disputando entre sí el orden según el cual habían de sentarse en la mesa, trivialidad por la cual los escribas y los fariseos, así como los gentiles, frecuentemente reñían. Nuevamente el Señor tuvo que recordar a los apóstoles que el principal entre ellos sería aquel que mejor dispuesto estuviera a servir a sus compañeros. Con sinceridad afligida el Señor habló con ellos, preguntándoles quién era el mayor; si el que se sentaba a la mesa o el que servía. Para darles ejemplo se arrodilló delante de cada uno de los Doce por turno, le lavó los pies y los secó con la toalla. Al final le dijo que el siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió.